Compartir
Publicidad

La fecundación in vitro "musical" tiene más posibilidades de éxito

La fecundación in vitro "musical" tiene más posibilidades de éxito
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer veía esta noticia en televisión que se ofrecía como una curiosidad científica. Probablemente la música ha acompañado muchas concepciones naturales, pero lo que no se había hecho hasta ahora es poner música al proceso de fertilización in vitro. Y con resultados sorprendentes.

Según un estudio realizado por el Institut Marquès de Barcelona, las vibraciones musicales aumentan las posibilidades de que el espermatozoide fecunde el óvulo en el laboratorio hasta en un 4'8%. Se trata de un sistema pionero en el mundo que se ha presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Reproducción (Eshre) en Londres.

La reproducción asistida siempre ha buscado que las condiciones de los embriones en el laboratorio reproduzcan las del útero materno en temperatura, oscuridad y niveles de CO2, y este descubrimiento lo que busca son las vibraciones que producen las ondas musicales.

Pero no vayáis buscando la banda sonora para tener más posibilidades de concebir un bebé naturalmente. En realidad, el cuerpo de la mujer ya produce unas vibraciones similares sin necesidad de música.

Las microvibraciones dispersan los productos tóxicos de los cultivos in vitro y evitan que se acumulen, del mismo modo que ocurre de forma natural dentro del vientre de la madre con los movimientos peristálticos, los movimientos en el endometrio (ondas endometriales, descritas por el doctor Van Gestel en el año 2007) que se encargan de colocar el embrión en el lugar adecuado.

Si en el laboratorio los ovocitos permanecen estáticos, es más probable que los productos tóxicos que liberan se almacenen en el propio medio. Para evitarlo, algunas investigaciones recientes han aplicado vibraciones mecánicas a las placas de cultivo o bien han incorporado fluidos dinámicos a los medios de cultivo. Además, estas microvibraciones facilitarían el reparto más homogéneo de los nutrientes que necesita el ovocito.

La novedad de este trabajo del Institut Marquès es que se usa la música como fuente de vibraciones en los embriones humanos durante su desarrollo in vitro, una técnica que, de comprobarse su utilidad, es de fácil aplicación en cualquier laboratorio de reproducción.

Cualquier música sirve

En el trabajo titulado “Impact of exposure to music during in Vitro culture on embryo development”, que será presentado en los próximos días, se analizaron 985 óvulos fecundados procedentes de 114 pacientes. Los óvulos de cada paciente se dividieron aleatoriamente en dos grupos que se cultivaron en dos incubadoras diferentes: una dotada con un sistema de altavoces y otra convencional.

Aquellos cultivados con música presentaron una tasa de fecundación estadísticamente superior, similar aun con tres estilos musicales diferentes (pop, heavy y música clásica). Utilizando estos tres tipos de música se pretendía medir posibles variaciones según el tipo de frecuencia, pero no se detectaron diferencias significativas.

Todos estos resultados han sido posibles de comprobar gracias al Embryoscope, una avanzada incubadora que permite observar los embriones las 24 horas del día y seleccionar los que serán más aptos para su implantación sin necesidad de sacarlos al exterior, manteniendo de este modo inalterables las condiciones de su entorno, como si estuvieran en el útero materno.

Para realizar la investigación se ha utilizado por primera vez en la historia de la reproducción asistida una incubadora de embriones con altavoces en su interior. En colaboración con una consultora en ingeniería de sonido, el equipo de Embriología de Institut Marquès ideó un sistema capaz de emitir música a 80 decibelios en el interior de la incubadora durante las 24 horas del día.

En fin, estamos viendo avances impresionantes en el campo de la reproducción asistida, y este descubrimiento de la música como favorecedora del éxito de la fecundación in vitro seguramente ayudará a muchas parejas a cumplir su sueño. Una técnica de fácil aplicación, que podrá ser reproducida de manera sencilla en los laboratorios.

Más información | Abc En Bebés y más | Embryoscope, el futuro de la fecundación in vitro, Muere Robert Edwards, padre de la fecundación in vitro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio