Compartir
Publicidad

Cómo elegir una cuna de viaje

Cómo elegir una cuna de viaje
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estas fechas vacacionales muchos papis y mamis se pueden haber planteado la posibilidad de adquirir una cuna de viaje. En Bebés y más os hemos traído varias ideas acerca de estas cunas de viaje, incluso de cunas-cuco portátiles que nos pueden sacar de un apuro si estamos acostumbrados a salir con bebés.

Porque se convierten en un estupendo aliado que no acaparará todo nuestro maletero, que podremos transportar cómodamente y el bebé seguirá durmiendo en cunita si es a lo que está acostumbrado. Hemos de tener en cuenta varios aspectos a la hora de elegir una cuna de viaje que se adapte a nuestras necesidades.

Hay un gran abanico de precios, desde 50 euros las más sencillas en adelante podemos encontrar múltiples modelos. Éstos son algunos de los puntos a tener en cuenta para acertar en nuestra compra:

  • Lo mejor es escoger una cuna de viaje de 2 alturas, incluso hay algunas de 3 alturas. Algunas incorporan un sistema para elevar el colchón, ideal cuando el bebé es muy pequeñito y lo tenemos más cerca. Además esta altura superior es muy aconsejable, para ver y oír con facilidad al pequeño, para tenerlo más cerca y para nuestra espalda, ya que dejar a un bebé "al fondo" de la cuna, tan abajo, no resulta nada cómodo, y más si lo sacamos varias veces durante la noche para que se alimente.
  • Existen cunas desmontables y cunas plegables, cada cual escogerá la que más le convenga, siempre buscando la ligereza. A mí me gustan más las plegables por comodidad de uso, sobre todo si se van a emplear a menudo, y actualmente la mayoría de sistemas de pliegue son bastante sencillos. Además, no tendremos que preocuparnos de herramientas adicionales necesarias para montaje o desmontaje de la cuna.
  • Lo ideal es elegir una cuna que lleve funda para que viaje lo más protegida posible y también para que cuando la guardemos se preserve del polvo o de la luz...
  • La cuna debe incorporar 2 ruedas en cada una de las patas de uno de los extremos para hacer más fácil su movimiento o traslado de habitación una vez esté montada. Mejor que sólo lleve 2 ruedas y no 4 o 6 para lograr estabilidad.
  • Hay algunos modelos que, al plegarse, quedan las ruedas por fuera de la funda, con lo cual son más fáciles de transportar si además incorporan un asa de la que ir estirando para hacer rodar la cuna a modo de las pequeñas maletas trolley.
  • Lo mejor es que la cuna de viaje incorpore 6 patas en lugar de 4, con 2 de ellas situadas enmedio de los laterales transversales, para mayor estabilidad y firmeza.
  • Las cunas de viaje generalmente incorporan un mini-colchón muy fino que se dobla a modo de lámina. Éste no resulta del todo adecuado, sobre todo si el bebé va a dormir a menudo en la cunita de viaje. Por ello se recomienda adquirir aparte una colchoneta más gruesa, que también es plegable, y que resultará más parecida a un colchón normal y más cómoda.
  • Es conveniente que las paredes, a al menos algunas de ellas, sean de rejilla para que la ventilación sea adecuada.
  • Fijémonos en que las medidas sean las estándar, es decir, 60x120 centímetros, para que nos sirva la ropita de cuna que ya tengamos.
  • Para niños algo más mayorcitos, podría ser conveniente escoger un modelo que incorpore una puertecilla lateral. Muchos modelos la tienen en uno de sus extremos, se abre con cremallera o con velcro y pueden entrar ellos mismos a su cunita desde abajo.
  • La cuna de viaje puede servirnos más adelante como parque, tengámoslo en cuenta porque nos podemos ahorrar esa compra innecesaria. Por ello podemos fijarnos en que el suelo de la cuna sea realmente estable y que las paredes no sean opacas para poder ver al bebé desde fuera y también para que esté mejor ventilado como hemos dicho antes.
  • Algunos modelos incorporan accesorios como un móvil o mini-carrusel, incluso con música o luz de compañía, capotas o mosquiteras... Aunque estos accesorios generalmente quedan fuera de la funda de transporte, por lo que suponen un pequeño bulto más para transportar.
  • Personalmente considero que un mini capazo o mini-cuco de viaje no es necesario, ya que, cuando el bebé es tan pequeño puede usar el propio capazo del cochecito para descansar, cuando no nuestra cama si está acostumbrado a ello. E incluso, con un cojín antivuelco, podría dormir ya en la misma cuna de viaje grande que nos servirá para más adelante, sin tener que pagar por un artículo como un cuco de viaje plegable que nos va a servir muy pocas veces.
  • Finalmente, cerciorarnos de que el modelo sigue las normas de fabricación, cumple los requisitos de seguridad e incorporan una garantía.

Ahora sólo nos queda desearos... ¡feliz viaje!

Más información | Consumer (pdf.) Más información | Club safety tips En Bebés y más | Cunas, cómo deben ser En Bebés y más | Cuna para llevar de viaje En Bebés y más | Cuna-cuco de viaje Samsonite En Bebés y más | Cuna portátil Nikidom En Bebés y más | Las primeras vacaciones con el bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos