Compartir
Publicidad
Publicidad

"La dedicación a la crianza de mi hijo me está ofreciendo mucho a nivel personal". Entrevista a Jose Ernesto Juan, fundador de la Asociación Besos y Brazos

"La dedicación a la crianza de mi hijo me está ofreciendo mucho a nivel personal". Entrevista a Jose Ernesto Juan, fundador de la Asociación Besos y Brazos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el Día del Padre hemos querido, con una de las entrevistas de Bebés y más, acercarnos a un padre que nos ofreciera una visión personal y su experiencia en la crianza consciente y entrevistarlo para que nos dejara asomarnos un poco al alma masculina y a la paternidad.

Hemos elegido a un padre implicado profundamente en la crianza compartida y que, además, ha querido dedicar parte de su tiempo y energías fundando una Asociación de apoyo a la crianza y la lactancia, Besos y Brazos, para poder compartir con otras familias conocimientos y experiencias vitales: Jose Ernesto Juan.

Eres un padre muy implicado en la crianza. ¿Te sientes extraño en tu entorno?

La verdad es que no es lo normal ver padres que estén muy implicados y se hayan informado previamente, aunque desde que estoy en este mundo, cada vez voy encontrando más padres muy concienciados.

De hecho, en la Asociación Besos y Brazos un 20% aproximadamente de los socios son padres y eso me parece que es un buen comienzo.

¿Cómo y cuando nació vuestro hijo?

Nuestro hijo nació el 29 de Septiembre de 2009 en la Clínica La Milagrosa de Madrid, tras un parto respetado. Nos acompañó la ginecóloga Gaia Zocchi y su equipo de Cum Aqua.

El nacimiento respetado de Samuel fue, sin duda, la mejor experiencia de mi vida.

¿Teníais información sobre el tipo de parto que queríais?

En el embarazo fue donde nos comenzamos a informar sobre lo que queríamos y de la situación existente en España. Contamos con una doula en la preparación al parto, que hicimos por vía privada, y ella nos enseñó la importancia de respetar las necesidades del bebé.

¿Fue, entonces, un nacimiento respetado como el que habíais planeado?

El nacimiento de Samuel fue respetado, casi estuvimos solos en las 12 horas que permanecimos en la habitación naranja de La Milagrosa. Gaia, la ginecóloga y Diego, el matrón, entraban para comprobar que estábamos bien y para que viésemos que no estabamos solos.

La verdad es que con las velas, la música, el baile, la bañera y sobre todo, con la libertad que tuvimos en ese proceso, fue mucho más sencillo acompañar a Samuel en su llegada.

¿Cómo accediste a la información?

Tuty, la doula que nos dió la preparación al parto y nos ayudó en el centro Khardaia en la preparación integral para el nacimiento, respondió a muchas de nuestras cuestiones y nos ofreció su experiencia en cerca de 70 partos.

Además, el destino nos acompañó para que varias amigas nos ofreciesen el "Bésame Mucho" de Carlos González, en vez de otro libro más famoso...

¿Qué sensaciones y vivencias recuerdas de ese momento?

Recuerdo que en el embarazo, dudé una vez de la capacidad de Alba para poder dar a luz sin epidural porque es algo miedosa. Pero solamente dudé una vez, y la noté muy segura de su fuerza como mujer una vez había encontrado el parto que ella quería ya que su miedo en esta etapa era precisamente el no sentir respeto hacia su figura como madre.

Con lo cual, recuerdo que me sentí seguro en todo momento, como una figura muy importante el parto, sabiendo acompañar a mi pareja y a mi hijo en esta maravillosa experiencia. Creo que permanecí totalmente sereno, sin perder en ningún momento mi papel de "doulo".

Cuando vi por primera vez la cabeza de mi niño, recuerdo que todo comenzó a ser de colores, lo tenía tan cerca. Describí lo que veía a mi pareja para que fuese partícipe de mis ojos y para darle todas las fuerzas posibles.

Una vez Samuel estuvo con su madre, me retiré para poder llorar solo y descargar todas las sensaciones retenidas. Si, acompañar el nacimiento de mi hijo ha sido la mejor experiencia de mi vida.

¿Crees que el sistema sanitario y la sociedad favorecen el acceso a la información sobre un nacimiento respetado?

Me parece que necesitamos dar un avance más en este sentido y que todo el mundo sea capaz de ofrecer la misma información a las familias que desean tener un parto respetado.

No comprendo que todos los vehículos estén regidos por unas leyes determinadas pero que cada hospital sea una isla independiente. Es necesario que todos los sanitarios estén formados en necesidades emocionales de las familias y que sean capaces de devolver el protagonismo a las familias. Y que no se tenga que pagar para poder tener la seguridad de tenerlo.

Supongo que leíste mucho antes de ser padre sobre embarazo, parto y lactancia, ¿verdad?

La verdad que estuvimos informándonos sobre estos temas aunque mucha gente nos comentaba que no es necesario leer nada para poder ser buen padre y yo no lo dudo, solo digo que es posible ser aún mejor si estás informado.

¿O es que no nos informamos del destino que elegimos cuando nos vamos de vacaciones? Ser padres es mucho más importante y, ese sentido, queda trabajo por hacer.

¿Y la lactancia materna?

Teníamos muy claro que queríamos dar lactancia materna, pensamos que es el mejor alimento que se puede ofrecer a un bebé, es lo natural y lo que no es necesario defender. Gracias a la lactancia materna el ser humano está en la Tierra.

Pero no vamos a ser nosotros los que critiquemos al biberón pues creemos que es una gran herramienta que puede salvar muchas vidas, pero debería ser utilizada para casos extremos. La leche artificial debe ser la que defienda sus bondades frente a lo natural.

¿Fue fácil la lactancia?

Nuestra lactancia fue lo que nos ha hecho estar aquí. Los primeros 15 días fueron los 15 días más terribles de nuestra vida. Nuestro hijo no conseguía una postura correcta y lo único que hacía era minar los pechos de Alba y nuestra moral de paso.

A los 15 días, un domingo a las 3 de la mañana, con grietas en el pecho, con una mastitis y con lágrimas en los ojos, decidimos darle biberón a Samuel para que consiguiese alimento y permitir, con ese descanso, que Alba se curase de las heridas. Pero no perdimos la esperanza de volver a darle lactancia.

La relactación fue en este proceso donde nos costó encontrar ayuda. No es fácil para las madres encontrar ayuda en este sentido. Es muy fácil recomendar la alimentación alternativa en estos casos y sobre todo, no se respetan los sentimientos de la madre porque poca gente puede entender esas emociones. Hay que recordar que nosotros somos la generación del biberón, y muy poca gente de 30 años ha visto dar el pecho alguna vez.

Sobre el vínculo entre madre y bebé que aporta la lactancia creo que huelga hablar, es demasiado evidente, solo hay que querer verlo.

Gracias al duro proceso de nuestra la lactancia nació la idea de fundar la Asociación Besos y Brazos, una asociación que aparece de una necesidad y que tiene como objetivo que ninguna familia se vea sola y criticada en su proceso más entrañable.

¿Cual es el papel del padre en el postparto y la lactancia en tu opinión?

El papel del padre en el postparto, cuando puede aparecer la depresión y para el que no existe una preparación gratuita en la Seguridad Social y en la lactancia es de apoyo, de sostén de la diada, de protector de la familia.

El padre es el escudo que necesitan madre e hijo cuando tan indefensos están cara al mundo. El padre es el que tiene que poner una "barrera" entre familia, amigos y conocidos para que el vínculo afectivo-emocional se establezca sin ninguna traba.

¿Qué fundamentos tiene vuestra manera de criar?

Solamente uno: el respeto por las necesidades afectivas y emocionales de nuestro hijo.

¿Dormís con vuestro hijo?

Practicamos el colecho tras conocer las necesidades que tiene un bebé, lo que, como he comentado, es nuestro pilar fundamental. Pensamos que un bebé recién nacido está totalmente indefenso y que necesita a su madre para poder sobrevivir.

La bipedestación de los humanos hace que el período de gestación sea muy corto y la vida extrauterina se puede alargar hasta los 2 años, con lo cual, intentamos ofrecer a nuestro hijo ese útero externo para que se desarrolle completamente y pensamos que el colecho forma parte de sus necesidades.

Además, mirándolo egoístamente, es mucho más fácil conseguir que no se despierte compartiendo la cama y, además, me encanta sentir a mi hijo durmiendo junto a mí, aunque a veces reciba alguna patadita.

¿Es impedimento el colecho para una buena relación en la pareja?

El colecho necesita tener establecida una buena relación de pareja y debe ser algo querido por los dos, con lo cual, no debe ser ningún impedimento en la relación de pareja. Tan solo hay que hablar y poner las emociones en común.

¿Como ha evolucionado el sueño de vuestro hijo?

Nuestro bebé duerme "de libro", pero del libro "Dormir sin lágrimas". Quiero decir con ello que cada vez se despierta menos.

En la etapa del gateo, se despertaba varias veces e incluso se ponía a gatear, había que ofrecerle la teta rápido para que no se despertase del todo. Ahora es capaz de plantarse en la cama medio dormido y ponerse a cantar, ya que hace poco que ha aprendido a tararear canciones a su modo.

No tenemos ningún problema con que coja el sueño porque no tiene hora para dormir. Cuando vemos que se toca los ojitos, lo ponemos en el portabebé y se duerme sin problemas. Sobre todo es importante conseguir que no esté muy cansado cuando vaya a dormir para evitar que esté demasiado inquieto.

¿Eres un hombre feliz?

A día de hoy, creo que es la etapa más feliz de mi vida. Estoy descubriendo mi personalidad, estoy intentando quitarme corazas que llevaba puestas desde pequeño.

La dedicación a la crianza de mi hijo me está ofreciendo mucho a nivel personal y creo también que a nivel de pareja.

Lo importante en la vida, para ser feliz, es entregarte en todo lo que hagas, y en mi caso, ahora mismo, lo más importante que tengo es mi hijo y mi familia.

¿Te comprende o, mejor, os comprende el entorno?

Sinceramente, no me considero presionado por el entorno. Tal vez sea porque tengo muy claro el camino que he elegido y ver la sonrisa de mi hijo, la luz que desprende cuando nos mira, eso hace que no reciba ningún tipo de presión.

Nuestro entorno se ha dado cuenta de nuestra seguridad y de la sonrisa de Samuel y ven que es un niño muy feliz.

¿Qué razones os llevaron a crear una asociación de crianza?

La razón principal fueron nuestros problemas con la lactancia. No queremos que nadie que quiera dar pecho lo abandone por falta de información o por mitos y frases hechas del estilo: no tienes leche, tu leche está aguada, tu leche alimenta lo suficiente...

Además de las experiencias compartidas en la asociación, pretendemos facilitar el acceso de las familias a grupos de madres donde no se cuestionan ni critican las decisiones adoptadas por la familia. También ofrecemos charlas de profesionales que puedan informarles de modo "científico" de los beneficios que tiene el respeto a las necesidades del bebé y de lo importante que es conseguir ver la vida desde sus ojos infantiles.

Cuéntanos un poco como funciona la Asociación Besos y Brazos

En Besos y Brazos tenemos 3 pilares fundamentales: Grupos de madres, charlas y talleres prácticos. Es una asociación muy nueva, pues el primer acto que hemos hecho fue el 2 de Octubre pero ya cuenta con 27 socios a día de hoy, con lo cual, nos sentimos muy orgullosos de lo que hemos logrado en tan poco tiempo.

El objetivo primordial es conseguir que las familias tengan un espacio donde poder estar con sus bebés sin sentirse criticadas, intentar conseguir una especie de tribu donde todos los integrantes tengan cosas que aportar.

Ahora estamos trabajando intensamente en un ciclo de conferencias titulado "Conociendo a nuestros hijos", que tendrán lugar a partir de mayo en Navalcarnero, en las que contaremos con especialistas de la talla de Carlos González, Maria Jesus Blázquez, Rosa Jové y Yolanda González.

¿Qué tipo de educación queréis darle a vuestro hijo?

Queremos ofrecer a nuestro hijo una educación acorde con lo conseguido hasta ahora, coherente con el apego y la empatía en las que crece, algo que respete sus necesidades emocionales y que siga la línea que hemos estado llevando hasta ahora. Es algo que estamos pensando ahora y no descartamos nada. Tenemos claro que en el camino que hemos eprendido con una crianza respetuosa no hay marcha atrás posible.

¿El tipo de crianza y educación que demos a nuestros hijos cambiará el mundo?

Estamos completamente seguros que la crianza de nuestros hijos es un paso muy importante en conseguir cambiar el mundo, es lo más valioso que podemos hacer por nuestras generaciones futuras, aplicando el dicho "piensa en global, actúa en local". Esperemos que nuestros hijos tengan un mundo un poco mejor de lo que tenemos ahora mismo.

Debo deciros que me ha encantado hacer esta entrevista. Hace ya unos cuantos años, junto con un amigo, otro padre muy concienciado y entregado, yo hice también este itinerario, crear una asociación que ayudara a otras familias, y además, aprendí mucho sobre el importante papel que puede tener un padre en la crianza. Espero que disfrutéis de ella y sirva como homenaje a todos esos hombres maravillosos que celebran hoy el Día del Padre y a los que felicitamos desde Bebés y más.

Más información | Besos y Brazos En Bebés y más | "Deberemos cambiar totalmente nuestro sistema productivo". Entrevista a Carlos González, "Los hechos que suceden en la etapa primal son los más importantes de la vida". Entrevista a Enrique Blay (III), "Yo me hice ginecólogo con la clara idea de atender partos en casa". Entrevista al doctor Emilio Santos (VI), "Algunos discapacitados nos atrevemos a tener hijos", entrevista a la autora de "Maternidad adaptada", “Es un mito decir que la mujer que amamanta no puede tomar medicamentos”. Entrevista a José María Paricio (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos