Compartir
Publicidad
Publicidad

Historias de madres: "Intento cada día aprender a ser mejor madre para ti"

Historias de madres: "Intento cada día aprender a ser mejor madre para ti"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La convocatoria para que nos enviéis vuestras Historias de madres está siendo un éxito. Estamos encantados con los relatos que estamos recibiendo y que tan generosamente compartís con otros padres y madres a través de nuestra páginas. Cada uno refleja como vive cada mujer su maternidad.

Todas las historias son muy tiernas y emotivas como la de Natalia, quien nos cuenta cómo son sus días desde que su pequeña florecita Sara llegó a su vida un bonito día de mayo.

Naciste en Mayo y por eso me gusta llamarte florecita. El jueves antes de que nacieras fue la última revisión, me quitaron el reposo que estaba haciendo desde hacía dos meses, cumplíamos las 37 semanas de embarazo y podías venir sin riesgo al mundo. Ese sábado fueron las fiestas de San Isidro aquí en Yecla, tu padre dijo varias veces a todo el que quiso oírle “Mi niña nacerá el Lunes” y acertó de pleno, naciste el lunes 18 de mayo de 2009. Empezó justo a las 12 de la noche, al meterme en la cama rompí aguas. No eran claras y aunque no tenía contracciones (curioso que estuviera dos meses teniéndolas casi a diario y cuando las debía tener no aparecían) nos fuimos al hospital. Me pusieron monitores y como seguía sin contracciones después de una hora más o menos me subieron a planta, me dijeron que durmiera si podía y a las ocho de la mañana si no había empezado el parto de forma natural me lo provocarían. Me pusieron prostaglandinas para inducirme el parto, y me volvieron a poner monitores para comprobar que hacían efecto. Sobre las diez de la mañana me reconoció nuevamente mi ginecólogo. Me explicó que volvían a subirme a la habitación para que dilatara con tranquilidad, que a las doce me bajarían para ver como iba y seguramente ponerme oxitocina, me dijo que el parto iba a ser duro y muy largo pero que ellos estaban allí para que Sara naciera sana y fuerte. Me dio muchísima confianza. Creo que eso y llevarme a la habitación en compañía de papá fue lo que hizo que sus palabras no se cumplieran. A la una menos cuarto ya estabas encima de mi pecho mirándome con esos ojazos tuyos, entonces grises, como sorprendida de haber venido al mundo tan rápido. El postparto fue complicado, la subida de la leche tardó 15 días, en medio te me deshidrataste, y tuvimos que llevarte al hospital cada dos días para que se aseguraran que estabas bien. Por parte de nuestro entorno no se entendió nuestra determinación a darte teta, el esfuerzo con el sacaleches, darte la leche de fórmula con jeringuilla para que no te acostumbraras a tetina...Suerte que tu padre y yo no tuvimos dudas, del apoyo de los pediatras y de la consulta de lactancia del hospital. Estoy muy agradecida de haber pasado por esa situación, porque siento que con todas esas dificultades aprendimos a ser una familia. Ya va a hacer un añito que llegaste a casa, y que intento cada día aprender a ser mejor madre para ti. Te despiertas y tus ojos azules me buscan alrededor, “buenos días princesa” y me lanzas esa sonrisa medio dormida que me despierta más que el café de las mañanas. Te visto, te doy tu papilla, nos vamos de paseo o a comprar o recojo la casa mientras juegas, comemos, la siesta compartida, la merienda, el paseo de la tarde con Leo (nuestro perro), el baño, la cena y a dormir. Otro día, otra noche que me maravillo de lo rápido que pasa el tiempo a tu lado, de lo rápido que creces. De madrugada te despertarás y tomarás tetita y nos volveremos a dormir abrazaditas hasta que la mañana vuelva, para que sigamos aprendiendo a querernos y a crecer juntas, florecita.

Me siento completamente identificada con las palabras de Natalia. A todas las mamás se nos pasan los días demasiado pronto cuando los compartimos con nuestros bebés. La clave está en disfrutar a pleno cada instante.

Después de esta preciosa historia, y recordando que queda muy poco para el Día de la Madre, os animamos a que nos enviéis vuestros relatos de entre 5 y 8 párrafos junto con una foto de la madre y su hijo o hijos (un mínimo de 500 pix de ancho) a historiasdepadres@bebesymas.com.

En Bebés y más | Mamá, cuéntanos tu historia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos