Publicidad

Puleva responde al estudio de la OCU sobre las leches de crecimiento

Puleva responde al estudio de la OCU sobre las leches de crecimiento
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con respecto al informe que la OCU elaboró sobre las leches de crecimiento en el que explicaban que no eran necesarias para los niños, desde Puleva quieren darnos su punto de vista, algo que en Bebés y Más pasamos a compartir con todos vosotros.

Posición de Puleva

Puleva está en desacuerdo con las conclusiones del estudio de OCU sobre leche de crecimiento, en el que afirma que no son necesarias. La compañía, además de reiterar las razones por las que dar leche de crecimiento a los niños de 1 a 3 años, aconseja a los consumidores que se informen a través de diferentes fuentes de información con un reconocido aval científico (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, pediatras…), antes de plantearse cualquier cambio en sus hábitos de consumo.

Estas son las 5 razones:

  1. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) afirma que los niños de corta edad (1 a 3 años) tienen unas necesidades nutricionales específicas, como ocurre con los menores de 1 año.

  2. Un estudio realizado por EFSA demuestra que los niños europeos presentan carencias en su dieta de:

    DHA, ácido graso presente en la leche materna que forma parte de las células del cerebro y de la retina, y que ayuda al desarrollo visual y cognitivo Hierro, mineral que favorece el desarrollo cognitivo e inmunitario Vitamina D, fundamental para la absorción del calcio y el desarrollo de los huesos, entre otras muchas funciones Yodo, mineral importante para la función cognitiva y el desarrollo del sistema nervioso.

  3. Estas necesidades nutricionales se podrían satisfacer a través de una dieta equilibrada, con el consumo adecuado de alimentos como el pescado azul (principal fuente de DHA y yodo en la dieta), carnes rojas y legumbres (fuentes principales de hierro) o huevo (fuente de vitamina D), entre otros.

  4. Sin embargo, un significativo número de preescolares recibe una dieta desequilibrada, por eso la incorporación de las leches de crecimiento en su alimentación es de gran utilidad, ya que permiten satisfacer las necesidades nutricionales de forma más específica que la leche de vaca. La leche de crecimiento en el niño de 1 a 3 años, especialmente aquellas enriquecidas con DHA y Hierro, permite asegurar:

    Un menor riesgo de sobrecarga renal, por su menor contenido en proteínas (respecto a la leche de vaca) Una ingesta adecuada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados con una menor ingesta de grasa saturada y de colesterol, lo que posiblemente pueda contribuir a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta Un aporte adecuado de DHA, beneficioso para el desarrollo de las funciones visual y cognitiva. Una ingesta adecuada de hierro, nutriente fundamental para determinadas funciones del organismo

  5. La leche es un alimento de consumo diario, de fácil acceso, por lo que se convierte en una buena alternativa para satisfacer estas necesidades nutricionales.

Bibliografía consultada

  • EFSA, NDA Panel (EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies). 2013. Scientific Opinion on nutrient requirements and dietary intakes of infants and young children in the European Union. EFSA Journal 2013;11(10):3408, 103

  • Dalmau Serra, J.; Moreno Villares, J. M. Leches de crecimiento en la alimentación infantil. Acta Pediatr Esp. 2011; 69

  • Gil M, Dalmau J; Comite de Nutricion de la Asociacion Espanola de Pediatria. Importancia del acido docosahexaenoico (DHA): funciones y recomendaciones para su ingesta en la infancia. An Pediatr (Barc). 2010; 73: 142.e1-142.e8.

  • Morais A, Dalmau J; Comite de Nutricion de la Asociacion Espanola de Pediatria. Importancia de la ferropenia en el nino pequeno: repercusiones y prevenciones. An Pediatr (Barc). 2011; 74: 415.e1-415.e10.

  • Maldonado J, Baro L, Ramirez Tortosa MC, Gil F, Linde J, Lopez Huertas E, et al. Ingesta de una formula lactea complementada con hierro como medida preventiva del deficit de hierro en niños de 1 a 3 anos. An Pediatr (Barc). 2007; 66: 591-596.

  • Carter RC, Jacobson JL, Burden MJ, Armony-Sivan R, Dodge NC, Angelilli ML, et al. Iron deficiency anemia and cognitive function in infancy. Pediatrics. 2010; 126: e427-434.

  • Wurtman RJ. Synapse formation and cognitive brain development: effect of docosahexaenoic acid and other dietary constituents. Metabolism. 2008; 57 Supl 2: 6-10.

Foto | Valentina Powers

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir