Compartir
Publicidad
La lactancia mixta: todo lo que hay que saber
Nutrición Infantil

La lactancia mixta: todo lo que hay que saber

Publicidad
Publicidad

Cuando hablamos de lactancia, de cómo se alimentará al bebé, solemos hablar de dos opciones principales: la lactancia materna exclusiva y la lactancia artificial exclusiva. La primera es darle el pecho, solo el pecho al bebé, hasta que se opta por darle algún alimento más. La segunda es darle una fórmula infantil como único alimento. ¿Es que hay más opciones? Pues sí, aunque no se suele explicar porque lo habitual es que sea una solución o una consecuencia y no una opción de inicio.

Hablo de la lactancia mixta, llamada así porque el bebé es alimentado tanto con leche materna como con leche artificial. ¿Es una buena opción de inicio? ¿Es una opción plausible o el bebé acaba escogiendo una u otra opción? ¿Por qué escoger lactancia mixta? Vamos hablar de ello explicando todo lo que hay que saber acerca de la lactancia mixta.

No suele ser una opción escogida de inicio

Lo habitual a la hora de alimentar a un bebé es que la madre escoja darle el pecho o no dárselo, es decir, lactancia materna o bien ir directamente a la leche artificial con los biberones. Básicamente porque la que decide dar el pecho lo hace porque quiere alimentar al bebé ella, y entonces no tienen cabida los biberones, y porque la que decide dar biberón, obviamente, no va a dar pecho. ¿Que algunas madres sí empiezan directamente con mixta? Sí, puede ser por aquello que piensan muchas parejas de poder alimentar ambos al bebé, pero no es lo más habitual.

Lo que suele suceder es que una madre empieza con leche materna y ante problemas con la lactancia acaba dando al bebé leche artificial. Al principio suelen ser suplementos que, si todo va bien, pueden llegar a retirarse logrando una lactancia materna exclusiva. Si no se llega a este punto, la lactancia mixta se mantiene más o menos tiempo según sean los deseos de la madre y según sean los deseos del bebé.

¿Los deseos del bebé?

Así es. Una madre puede querer dar más pecho y menos artificial y que el bebé diga que no, que prefiere más artificial que pecho, y una madre puede querer dar más biberón que pecho y que el bebé rechace el biberón porque eso no es mamá. Ningún niño es mejor que el otro, ojo, no estamos comparando. Simplemente os explicamos que a veces, cuando una pareja quiere hacer lactancia mixta el bebé dice que no, que tiene su propia preferencia, y acaba tomando aquello que más quiere.

¿Pero el bebé puede llegar a escoger el biberón?

Lactancia mixta

Parece que lo más lógico es que un bebé diga siempre sí a la teta y que la prefiera al biberón. Es bastante lógico, porque la teta es estar con mamá y el biberón es un depende, tanto se lo puede dar mamá, como papá, como otro familiar y porque no es lo mismo mamar de un pecho, de la piel de mamá, que del plástico de una tetina.

Sin embargo, hay muchos bebés que desafían esta lógica y que prefieren el biberón. No es una cuestión de rechazo de la madre, ni de preferencia hacia el plástico, es una preferencia a nivel de alimento: en el biberón la leche sale constantemente y requiere poco esfuerzo. Imaginad que un bebé toma pecho y para alimentarse adecuadamente, quizás porque la técnica es algo mejorable, quizás porque se queda muy dormido en las tomas, quizás porque no le dan de comer a demanda, debe currárselo mucho. Mientras no conozca otra opción seguro que dará por buenos todos los esfuerzos realizados con el fin de conseguir su alimento. Ahora bien, en el momento que alguien le dé un biberón y vea que no tiene que hacer apenas esfuerzo, es posible que luego, al volver al pecho diga "sí hombre, con lo fácil que cae lo otro, ahora voy a volver yo a esforzarme tanto...", y la toma al pecho se convierta en llanto, en un constante cogerse y soltarse del pecho como queriendo decir "¡que esto no sale como yo quiero!".

Muchas lactancias mixtas fracasan

Con esto quiero decir que ante una situación así, muchas lactancias mixtas fracasan. Fracasan porque el bebé acaba tomando mucho biberón y muy poco pecho y porque, aunque la madre quiere darle, el bebé dice que no, y la lactancia materna se convierte en algo muy duro si el bebé te rechaza.

Por eso cuando un bebé es amamantado de manera exclusiva los profesionales de la salud somos tremendamente reticentes ante la posibilidad de dar un suplemento o de pasar a la lactancia mixta, primero por la posible confusión entre el pezón y la tetina (que al coger la tetina se líe y luego mame diferente haciendo daño) y segundo por lo comentado, que muchos bebés eligen biberón (a menos que el bebé de verdad lo necesite porque está perdiendo cada vez más peso. Entonces biberón y lo que haga falta para que se nutra y su vida no corra peligro).

¿Y si el bebé lleva bien ambas cosas, puede funcionar?

Pongamos que el bebé empieza desde el principio con leche materna y artificial y lleva ambas cosas bien, o pongamos que empieza con pecho, luego se añade el biberón, y como digo no tiene preferencia clara, o sea, que tanto mama como toma leche artificial sin quejarse: "me como lo que me deis". ¿Puede funcionar? Sí y no. Esto depende de la paciencia de la madre ante los llantos del bebé.

Me explico: la cantidad que una madre produce al principio puede ser adecuada para lo que en ese momento tome el bebé. El bebé mama y luego quizás toma un biberón de 30 ml y todos contentos. Esto hará que las tomas se establezcan, más o menos, cada dos horas y media o tres horas (no lo hacen los padres, es el bebé que no pide antes). A medida que el bebé está más despierto, es más grande y más fuerte, mama mejor y más rápido y esto hará que la producción de la madre se vaya adaptando a la nueva situación. Sin embargo, quizás antes del primer mes, quizás después, la cantidad que produce y esos 30 ml no serán suficientes para el bebé y habrá que aumentar a 60 ml de biberón en cada toma. Todo eso de más que tome será lo que tome de menos de leche materna, y aunque el bebé pida más pecho, lo que tarda una madre en producir más leche son uno o dos días de darle mucho pecho que, comparado con meter 30 ml más de agua y un cacito es una eternidad.

Lactancia mixta

Dicho de otro modo, cuando el bebé crece, engorda y necesita más volumen de leche general es mucho más fácil subir la cantidad de leche artificial que producir más leche materna, pues eso solo sucede cuando el bebé aumenta las tomas, hace más succión y pasa uno o dos días en plan "no me suelto, que tengo hambre". Como con la lactancia mixta una madre no suele hacer esto, porque lo último que quiere es que su bebé llore, aumenta la cantidad de biberón y solucionado. En ese momento el bebé pasa a tomar mucha más leche artificial en proporción y más o menos lo mismo de leche materna.

Así será hasta que pasadas unas semanas el bebé vuelva a necesitar más: ¿lo pongo al pecho llorando y llorando hasta que produzca más o le damos 90 ml después de la toma de pecho? La solución, claro, será la segunda. El desequilibrio será tal que las tomas de pecho serán muy pocas, o muy cortas, porque el bebé ya apenas estará tomando leche materna, mientras que las tomas de leche artificial serán las que de verdad le estén alimentando.

Por eso digo que depende de la madre, de la opción que escoja en cada momento. Si quiere llevar una lactancia mixta que dure mucho tiempo lo ideal es que en los momentos en que el bebé pida más, ella le ofrezca más. Más tomas, más veces, con el niño quejándose, para que produzca más.

¿Y por qué dejarle llorar?

Cierto, en realidad esto no suele suceder, pues si una madre escoge dar ambas cosas es, precisamente, para que tanto ella como el bebé estén contentos. Sí parece más lógico hacerlo si la lactancia mixta es una solución a un problema de logística, si desde el principio, o más tarde, la madre debe trabajar o ausentarse, si no puede estar todo el día por su bebé. En un caso así, la madre suele ser la que da pecho y los biberones quedan a cargo de la persona que se queda con el bebé cuando ella no está. Entonces, cuando la madre vuelve, le da pecho y solo pecho, tanto como quiera, y cuando llegan los días en que hay una crisis, un brote de crecimiento y el bebé llora porque quiere más, la madre le ofrece pecho tantas veces como haga falta para adaptarse a la nueva situación. Mientras tanto, el que da biberones aumenta también la cantidad para que el bebé se quede satisfecho. De este modo todo se va regulando, tanto la lactancia, que aumenta porque la madre solo le da pecho, como la artificial, porque el que se queda con el bebé también se adapta poniendo más leche en el biberón.

¿Empiezo a trabajar, le doy lactancia mixta?

Uno de los momentos en que muchas madres inician la lactancia mixta es cuando ellas empiezan a trabajar al acabarse el permiso de maternidad. Si el bebé es menor de 6 meses la madre debe tomar una decisión porque el bebé se quedará a cargo de alguien que, probablemente, tenga que darle alimento. En caso de que el bebé haga lactancia materna exclusiva lo ideal es que la madre se extraiga leche para que el bebé siga con el alimento que mejor conoce, aun cuando mamá no está. Si no se opta por esta opción hay que darle algo, ya sea comida, ya sea leche artificial. Cuando digo comida, digo la misma comida que se le da a los bebés a los 6 meses (verdura, carne, cereales, fruta, etc.), aunque puede suceder que le cueste un poco el tema de la cuchara y los sabores y no la acepte bien, pasando hambre por no estar mamá. La otra opción es iniciar la lactancia mixta, es decir, añadir el biberón con leche artificial.

¿Qué es mejor? A mí me gusta más adelantar la comida, porque la leche es el alimento que más alergias produce en la infancia. Sin embargo, si rechaza la comida, pues habrá que darle leche artificial. Puede pasar también que se añada leche artificial y el bebé rechace los biberones... pues entonces habrá que ofrecer comida, hasta encontrar qué acepta y come bien.

Resumiendo

La lactancia mixta no suele ser una opción a escoger porque es bastante difícil mantenerla si la madre va a estar con el bebé siempre. Tarde o temprano el bebé querrá más y al aumentar la cantidad de biberón, la producción de leche se mantiene o resiente. Esto, claro, si el bebé acepta biberón y teta, porque muchos bebés tienen una preferencia hacia el pecho o bien hacia el biberón, que hace imposible alternarlos. Como siempre decimos, lo ideal, lo más recomendable para el bebé, es que tome leche materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y que, si algo no va bien, se busque ayuda adecuada que, a poder ser, debe estar identificada antes de que aparezcan los problemas. Si esto no es posible, siempre será mejor lactancia mixta que lactancia artificial exclusiva, pero ya sabéis, para mantenerla es necesario aceptar la insistencia del bebé y permitirle que se coja mucho al pecho cuando necesite comer más.

Fotos | iStock
En Bebés y más | La lactancia mixta, Por qué muy pocos bebés toman lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, El método Kassing, una forma de dar biberón que perjudica menos la lactancia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos