Publicidad

Cómo prevenir la falta de hierro en bebés alimentados con Baby Led Weaning

Cómo prevenir la falta de hierro en bebés alimentados con Baby Led Weaning
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Baby-led-weaning (BLW) se traduce literalmente como destete guiado por el bebé aunque otros términos como, aprender a comer solo me parecen más adecuados. Este método de introducción de la alimentación complementaria es una alternativa válida a la alimentación con triturados y ofrece algunas ventajas frente a esta: respeta las señales de hambre y saciedad del bebé, se fomenta su autonomía y su desarrollo psicomotor, aprecian las diferentes texturas y diferencian los sabores de manera individualizada (en el puré aparecen varios sabores juntos) y evita problemas en la transición a los sólidos.

Sin embargo, muchos padres (y profesionales), temen que con este método las cantidades ingeridas no sean suficientes y los bebés tengan carencias de algunos nutrientes. Dentro de estos nutrientes, el hierro es uno de los que más preocupa pues los depósitos comienzan a ser insuficientes en torno a los 6 meses y, además, los requerimientos aumentan. Sin embargo, teniendo unas nociones básicas y ofreciendo los alimentos adecuados, no tendría por qué existir ningún problema.

¿Por qué es tan importante el hierro?

Una de las principales funciones del hierro es formar la hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno en los glóbulos rojos de la sangre y distribuirlo por todo el organismo.

La falta de hierro se llama ferropenia y si no se trata puede conducir a una anemia (disminución de hemoglobina en los glóbulos rojos). Los niños con anemia pueden encontrarse cansados y/o fatigarse con facilidad, pueden estar irritables, con menos apetito y pueden incluso tener problemas de aprendizaje y retraso en el desarrollo.

¿Qué pasa a los seis meses con el hierro?

hierro-blw

Durante los primeros 6 meses de vida, los bebés no suelen sufrir falta de hierro, pues tienen los depósitos llenos y la leche aporta el resto. Además, habitualmente se realiza clampaje tardío del cordón umbilical tras el parto, lo que puede mejorar los depósitos de hierro.

La leche materna tiene muy poca cantidad de hierro pero se absorbe muy bien (mucho mejor que, por ejemplo, el hierro de la leche de vaca). A partir de los seis meses, sin embargo, los requerimientos de hierro aumentan y los depósitos comienzan a ser insuficientes por lo que los bebés necesitan tomar otros alimentos además de la leche.

¿En qué alimentos encontramos el hierro?

El hierro se encuentra en los alimentos en dos formas:

  • hierro no hemo o hierro vegetal: en verduras, legumbres o la yema del huevo. Tiene una pobre absorción.
  • hierro hemo o hierro animal: en carne, pescado y mariscos, se absorbe mucho mejor que el hierro hemo.

A continuación mostramos la cantidad de hierro aproximada en diferentes alimentos.

ALIMENTOS RICOS EN HIERRO HEMO (Mg de hierro por cada 100g de alimento)

ALIMENTOS RICOS EN HIERRO NO HEMO (Mg de hierro por cada 100g de alimento)

Almejas, berberechos, chirlas

25 mg

Alubias, garbanzos, lentejas

6-8 mg

Morcilla

14 mg

Quinoa

13 mg

Carne de vacuno, ternera...

3-4 mg

Pistachos

7 mg

Anchoas

4 mg

Almendras, cacahuetes, nueces (ofrecerlos triturados antes de los 6 años)

4-5 mg

Langostinos

3 mg

Espinacas

4 mg

Sardinas

2,7 mg

Yema de huevo

2-2,7 mg

Pollo, pavo, cerdo

1-2 mg

Pan integral

2,5 mg

¿Qué factores influyen en la absorción del hierro?

El porcentaje de absorción del hierro no hemo (que se encuentra principalmente en vegetales y legumbres) se ve muy influenciado por los alimentos con el que lo acompañamos. Así, los fitatos (contenidos en nueces, legumbres y algunos vegetales), los taninos (presentes en el té y el café, así como en la berenjenas o las espinacas) y los oxalatos (en las legumbres) disminuyen la absorción del hierro no hemo.

El calcio interfiere en la absorción tanto del hierro hemo como del no hemo. Por el contrario, la vitamina C, la fructosa y otros azúcares y los betacarotenos, aumentan la absorción del hierro. También se ve aumentada la absorción del hierro no hemo si lo combinamos con alimentos ricos en hierro hemo (especialmente proteínas de origen muscular, como carne o pescado)

¿Cómo enfocamos todo esto al BLW?

Child 1566470 1920

Tras estas primeras nociones teóricas, vamos a pasar a lo práctico: cómo aplicar BLW con nuestros hijos para garantizar un buen aporte de hierro.

  • Ofrecer pronto alimentos ricos en hierro hemo. No hay evidencia de comenzar la alimentación complementaria con un alimento en concreto sea beneficioso, el orden de los alimento no influye. Sin embargo, se recomienda priorizar los alimentos ricos en hierro. Así deberemos introducir pronto alimentos como la carne roja o los bivalvos, que contienen altas cantidades de hierro hemo. Podemos preparar hamburguesas de carne o pescado, hacerlo en forma de albóndigas o de pastel o preparar un paté de bivalvos para que unten en pan o mojen en él palitos de verduras.
  • Acompañar los alimentos ricos en hierro no hemo con fruta y/o verduras. Por ejemplo, hamburguesas de legumbres con verduras o ensalada de tomate, hummus con un chorrito de limón o finalizar la comida con una fruta de postre.
  • Acompañar los alimentos ricos en hierro no hemo con otros ricos en hierro hemo también favorece su absorción, por ejemplo unas lentejas con carne o unos garbanzos con pescado o marisco.
  • Ofrecer alimentos ricos en hierro varias veces al día. Es normal que cuando comencemos la alimentación complementaria los niños tomen cantidades muy pequeñas; esto no es un problema, ya que la leche continúa siendo el alimento principal. Sin embargo, especialmente en los niños que practican BLW, es conveniente ofrecer alimentos ricos en hierro al menos un par de veces al día.
  • Separar los alimentos ricos en hierro de aquellos que dificultan su absorción, como los lácteos o alimentos ricos en taninos o fitatos.
  • Algunas maneras de preparar las comidas pueden influir también en la absorción del hierro. Así, si remojamos las legumbres antes de cocinarlas (al menos 24h), disminuiremos el efecto de los fitatos y el hierro se absorberá mejor. La fermentación de los cereales también mejora la absorción del hierro; podemos entonces ofrecer los cereales en forma de pan o unas gachas de avena, por ejemplo.

¿Tienen más riesgo de falta de hierro y/o anemia los niños que hacen BLW?

Aún son pocos los estudios que comparan BLW con alimentación complementaria con triturados, pero si antes de iniciar el BLW nos informamos y seguimos ciertas pautas, no debe haber ningún problema.

En concreto, un reciente estudio publicado en 2018 realizó un seguimiento a casi 300 niños que comenzaban la alimentación complementaria y analizó las diferencias entre lo que hacían BLW y los que tomaban triturados.

No encontraron diferencias significativas en cuanto a la cantidad de hierro ingerida ni en los parámetros hematológicos. Tampoco se vieron diferencias significativas en cuanto a los atragantamientos.

En Bebés y más | Baby Led-Weaning mixto: cómo combinar la alimentación guiada por el bebé con los triturados

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio