Compartir
Publicidad

El rastreo del tesoro, un juego muy divertido

El rastreo del tesoro, un juego muy divertido
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como os contaba en el tema anterior he estado unos días en un encuentro de familias de la Asociación Epysteme. Éramos por lo menos 200 personas y había muchos niños de todas las edades. Entre las muchas cosas que vivimos, y de las que os he hablado contando como conocí a Armando, organizamos un juego muy divertido: el rastreo del tesoro. Os voy a explicar en que consiste para que podáis disfrutarlo con vuestros hijos.

Nosotros estábamos en un albergue muy grande, con varios pisos, comedor, salas de juego, jardín y parque infantil, y lo montamos para niños de tres años en adelante, pero vosotros podéis adaptarlo al lugar y a la edad de los niños con facilidad. Me ayudaron a montarlo mi hijo de 10 años y nuestro querido Pablo, de 14 años, que es un muchacho encantador, lleno de vida y empatía, dispuesto siempre a entregar lo mejor de si mismo a los demás y con una paciencia infinita con esta mandona impaciente que soy yo. Fue un éxito.

Para hacer este juego del rastreo vais a necesitar poco material para el rastreo: hojas de papel, celo, lápiz, y sobre todo mucha imaginación. Nosotros no dábamos más premio que la participación pero podéis, si queréis, añadir alguna cosita, golosinas para todos o juguetes baratos, para que el final de rastreo termine con un tesoro.

Primero estuvimos pensando en el lugar, inventando lugares donde esconder las pistas y luego escribiendo, con rimas, cada una de ellas.

Cada papel lleva un poema más o menos complicado que redactamos entre los tres y que conduce al lugar donde está la siguiente pista hasta llegar al final del juego de rastreo del tesoro.

Los niños lo pasaron genial. En nuestro juego, Pablo, que hacía el papel de guía, que siempre es conveniente que asuma alguien, se encargaba de ir corriendo de un sitio a otro con los niños, leyendo en voz alta las pistas y ayudándolos a encontrar el camino si se despistaban. Estaban emocionados, divertidísimos. Compartiendo la experiencia niños a partir de tres años ayudados por los más mayores e incluso acogiendo en el juego a algunos con dificultades motoras que no dejaban atrás.

Nosotros preferimos no hacer equipos, para que todos participaran a la vez, ayudándose, sin competir unos con otros, colaborando, y os puedo asegurar que sin querer ganar a los demás disfrutaron igualmente.

El juego del rastreo del tesoro siempre apasiona a los niños, fomentando la imaginación y la capacidad de analizar los textos, ayudándo a la vez a desarrollar capacidades como la orientación y la cooperación, y lo podemos adaptar a todas las edades y a cualquier espacio, incluso dentro de casa.

Os animo a preparar el divertido juego del rastreo del tesoroy a contarnos luego como se desarrolló. Estoy segura de que va a ser un éxito.

En Bebés y más | Cinco juegos para fiestas infantiles , Juegos para la fiesta de cumpleaños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio