Compartir
Publicidad

Cuando cantar es tu pasión: con solo 4 años se gana a los espectadores con la canción de Moana (Vaiana)

Cuando cantar es tu pasión: con solo 4 años se gana a los espectadores con la canción de Moana (Vaiana)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De igual modo que hay adultos que no pueden parar de hacer cosas, buscar actividades, emprender, crear y disfrutar de todo lo que se les pone delante, hay niños que nacen con esa misma vocación y energía. Son esos niños que difícilmente se mantienen sentados mucho rato haciendo algo que no les apasione, porque preferirían estar haciendo algo mucho más "productivo" para ellos, como jugar o aprender por su propia iniciativa.

No sé si Sophia es una de esas niñas, pero sin duda tiene toda la pinta: una energía envidiable, unas ganas enormes de soltar todo lo que tiene, y una muestra de que cantar le encanta, la música le embarga y querría estar, seguramente, saltando y corriendo mientras tanto. Vamos, que como nos cuentan en Babyology, con solo 4 años se ganó al público y ahora está haciendo lo propio a través del vídeo que se colgó con su actuación.

Cantando el tema principal de Moana, la pequeña demostró que cantar le apasiona:

Esos espectáculos de fin de curso

Así andamos todos, despidiendo el fin de curso del cole y las extraescolares, con una agenda más llena que la de un ministro, de evento en evento y, para que os voy a mentir, que tengo tres hijos, con ganas de que todo acabe.

Pero oye, si acudir a uno de ellos sirve para descubrir a una niña como Sophia, lo das por bueno, porque es una de esas niñas que ves que disfruta, que lo vive, y que aún tiene su ilusión y su espontaneidad intactas.

Y digo aún porque a menos que los demás lo cuiden, lo acabará perdiendo. Y con eso no me refiero a que le tengan que decir que lo hace muy bien, ni que es la mejor. Simplemente es promover que siga viviendo las cosas con tanta intensidad y pasión, sin que nadie la juzgue en realidad, ni para bien ni para mal.

Que una cosa es decirle a una niña que nos encanta ver cómo disfruta haciendo las cosas que le gustan, y otra muy diferente entrar a valorar si por eso lo hace mejor o peor, a riesgo de que empiece a actuar, en adelante, con la intención de obtener nuestra aprobación.

Dejémosles ser niños, y permitamos que mantengan su inocencia y su espontaneidad cuanto más tiempo mejor. Ojalá nosotros, los adultos, no hubiéramos perdido ya todo ello. El mundo sería un lugar mejor.

En Bebés y más | ¿Deberían darnos permiso en el trabajo para acudir a las reuniones del colegio?, De niños que hablan solos (y que además no se callan), Cantar (y bailar) con los niños mejora su desarrollo auditivo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos