Sigue a Bebesymas

embarazada con bebé

Hoy me ha explicado una madre que, acudiendo a su primera consulta con la tocóloga se llevó una desagradable sorpresa. Ella amamanta a su hijo de poco más de un año y pensaba continuar dando el pecho en el embarazo y hacer “tandem”, es decir, amamantar al bebé y al hermanito mayor cuando se produjera en nacimiento.

Pero su tocóloga le dijo que estaba poniendo en riesgo el embarazo y que las hormonas que produce la lactancia podían provocarle un aborto. No, no se puede dar el pecho embarazada sin riesgo claro para el feto, insistía la tocóloga. Es más, le exigió que rellenase un documento diciendo que continuaria con la lactancia bajo su responsabilidad. La madre, afortunadamente, estaba muy segura de su decisión y no la había tomado de forma irresponsable o sin conocimientos. Incluso presentó a la tocóloga los documentos de la Asociación Española de Pediatría que avalaban su opinión.

Lo cierto es que no hay contraindicaciones generales para dar el pecho estando embarazada, excepto si se produce una amenaza de aborto. La cantidad de oxitocina y la duración de la estimulación que se produce en una tetada no es suficiente para producir contracciones que desencaden un parto prematuro. Solamente si la madre sintiese contracciones debería consultar para dejar la lactancia, pero desde luego no hay motivo alguno para hacerlo de forma generalizada.

La AEP lo tiene claro. No hay razones médicas para recomendar el destete en caso de embarazo. Lo que si hay son casos particulares en los que la madre decide destetar por motivos diversos y poderosos.

Algunas mamás pueden sentir los pezones especialmente sensibles en el embarazo, tanto que llegan a tener que destetar sin haberlo previsto y contra los deseos del primer hijo, porque el dolor no es soportable. Esa es una razón comprensible pero que no se va a dar en todos los casos. Hay otras madres que no sienten molestias reseñables o que pueden sobrellevarlas durante el lapso de tiempo en el que se producen.

También hay niños que notan el cambio de sabor y cantidad de leche cuando las hormonas del embarazo hacen que se vaya modificando para prepararse para producir calostro. En esos casos puede ser el niño el que decida destetarse el mismo, aunque en algunos casos, cuando nace el bebé, se reenganchen en vista de la cantidad de leche tan rica disponible.

Otras madres refieren, y esto lo cuento desde la experiencia de los grupos de apoyo, que sienten una sensación emocional desagradable cuando mama el hijo durante el embarazo. Es como si, psicológicamente, desearan centrarse en el bebé que viene y el mayor las “invade”. Suelen explicar esto como un choque enorme de emociones y se sienten culpables de “rechazar” al mayor. Lo explican de una manera muy dolorosa y la verdad es que, sin haber pasado la experiencia, la empatía hacia ellas es indispensable. El apoyo de otras mujeres y sobre todo la comprensión de la pareja pueden ayudarles. Si el niño es bastante mayor puede aceptar demorar o acortar las tomas. Pero cuando esto no da resultado o si la madre decide destetar hay que respetar su deseo, ofreciéndole estrategias para no hacerlo de modo traumático.

Que el embarazo se produzca cuando el primer hijo es todavía un bebé con una fuerte necesidad de succión, atención exclusiva y leche materna, suele ser muy complicado y antes de tomar una decisión así es conveniente reflexionar sobre nuestras fuerzas para afrontar tanto trabajo y sobre lo que el bebé necesita todavía de la madre. Aunque en el caso de hijos muy seguidos la lactancia materna es solamente una de las cuestiones a tener en cuenta es importante valorarla en su medida adecuada.

La decisión de destetar en el embarazo o de hacer o no “tandem” no responde, excepto en contadas ocasiones, a razones médicas, sino a la decisión de la madre. Por tanto, si, se puede dar el pecho embarazada dijera lo que dijera esa tocóloga.

Y esto me hace preguntarme si habrá otras mujeres que se han podido fiar de las recomendaciones de médicos poco informados y abandonar la lactancia temiendo, sin razones, un aborto o un crecimiento inadecuado del bebé. La verdad es que no he encontrado ninguna recomendación de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) al respecto. Igual me daban un disgusto (otro más) si las encuentro.

Más información | AEP
En Bebés y más | Amamantar estando embarazada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios