Compartir
Publicidad

¿Y si descubrieras que tu pareja comparte fotos de vuestra hija con otros pedófilos?

¿Y si descubrieras que tu pareja comparte fotos de vuestra hija con otros pedófilos?
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los mayores miedos de todos los padres y madres, con respecto a nuestros hijos, es que algún día den con algún adulto dispuesto a abusar de ellos de alguna manera o a pedirles que hagan cosas sin su consentimiento, aprovechando su inocencia.

Suele decirse que a menudo los pederastas o pedófilos son personas del entorno directo: monitores, profesores, entrenadores, tíos, primos, y en el caso que os contamos hoy incluso el propio padre. ¿Y si descubrieras que tu marido comparte fotos de vuestra hija con otros pedófilos?

La policía le avisó de la detención de su marido

Esta mujer de 41 años, cuyo nombre no ha trascendido, decidió explicar su historia para concienciar a la gente de que a veces el mayor de los peligros está donde menos te lo esperas. Un día, de sorpresa, sin previo aviso, descubrió por una llamada telefónica de la policía que su marido había sido detenido por acceder y descargar imágenes indecentes de niños.

El revés que sintió fue importante. En un momento, en un instante, todo lo que había construido con él cayó de golpe y la confianza se desvaneció. Nerviosa, temblando, empezó a pensar en su hija Olivia, en la posibilidad de que hubiera sufrido algún tipo de abuso por parte de su padre. No se lo perdonaría a él, y no se lo perdonaría a sí misma.

Pero la policía le dijo que no. Esa misma mañana habían acudido al colegio de la niña y, con la excusa de estar haciendo unas encuestas acerca de la vida familiar de los niños de ese colegio, supieron que el padre no había llegado a ese extremo.

Intercambiaba fotos de su hija a cambio de las de otros niños

Al parecer, no solo se dedicaba a ver fotos de niños desnudos, sino que fotografiaba a su hija con el uniforme de la escuela, y compartía sus fotos en sitios web de pedófilos, con otras personas, a cambio de otras fotos.

Esta exposición de su hija en un sitio así le sirvió a ella, la madre de la niña, para tener aún más claro que quería estar lejos de él, cuanto más mejor. Así que cuando salió en libertad bajo fianza la niña se fue vivir con los abuelos. No quería mentir a su hija, pero tampoco podía decirle la verdad, así que le explicó que papá estaba enfermo y que estaría un tiempo fuera.

Trató de recuperar su vida, de seguir adelante, pero no fue fácil, porque vivía en un pueblo pequeño y salía a la calle con la vergüenza de imaginar que todo el mundo lo sabría.

Semanas después descubrió que la historia era aún peor: encontraron en el móvil del padre fotos de la niña en el baño, desnuda. Al parecer las había borrado previamente, pero consiguieron recuperarlas. Eran fotos de cuando tenía 6 años y hasta los 7, y en ese momento ella sintió el dolor por todas aquellas veces que agradecía que se ocupara de la hora del baño con la niña. No estaba siendo un padre cariñoso que se ocupaba de su hija, sino que lo hacía para conseguir las fotos con las que disfrutaba y hacía disfrutar a otros pedófilos.

Trece meses en prisión

Gracias a esta prueba, y tras admitir los delitos, fue condenado a trece meses de prisión, donde entró en noviembre del año pasado y aún permanece. Este encarcelamiento es lo que a ella le dio fuerzas para empezar una nueva vida con su hija: se ha divorciado, se han mudado a otro sitio y está gestionando lo necesario para poner fin a los derechos parentales de él.

Y ahora, ¿cómo se lo cuenta a su hija?

Padre pedófilo

Una de las peores cosas es que, una vez se descubre la verdad, la vida cambia y los niños no saben qué sucede. Ella le ha explicado que su padre está en la cárcel por hacer fotos traviesas, fotos que no debería haber hecho, porque no considera que tenga edad suficiente como para escuchar la verdad.

Pero es consciente de que un día podrá buscar en internet el nombre de su padre y saber qué es lo que hizo, y no quiere que sea ese el modo de descubrir por qué su padre un buen día, de repente, desapareció de su vida.

En cualquier caso, y parece una decisión muy sabia, ha optado por mirar menos hacia atrás, más hacia adelante, y empezar a crear nuevos recuerdos de la infancia para su hija. Recuerdos bonitos, momentos de cariño, vivencias agradables, todo ello sin la presencia del padre que perdió su derecho a serlo en el momento en que jugó con la imagen y la inocencia de su hija.

¿Y qué queremos decir con esta historia?

Pues que tengáis cuidado. Que seáis conscientes de que esto sucede, que hay gente así. Que no siempre es una de esas cosas que "le pasan a los demás, pero no a mí", y que ellos, los niños, están desprotegidos. Somos nosotros, los adultos, los que debemos intentar evitar que suceda, porque ellos suelen callar por las amenazas y manipulaciones del abusador, o en el caso de esta niña, ni siquiera tienen la oportunidad de hablar, porque ella no era consciente de que su padre la ponía en peligro.

Vía | DailyMail
Fotos | OUCHcharley, Andy en Flickr
En Bebés y más | "Los pedófilos utilizan las redes sociales para contactar con los niños". Entrevista a Carlos Igual, Capitán de la Guardia Civil, Una empresa fabrica muñecas sexuales con apariencia infantil para "evitar que los pedófilos abusen de niñas reales", "Sweet Trick", una campaña de UNICEF contra la pedofilia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos