Compartir
Publicidad
Publicidad

Ser papá: conoce a tu bebé (II)

Ser papá: conoce a tu bebé (II)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día hablábamos de los reflejos de los bebés. Hoy veremos sus sentidos (ya debes saber cuales son) y cómo están cuando nacen.

Vista

Los ojos de un recién nacido enfocan mejor lo que está a unos 30 centímetros de su cara. Es capaz de ver la luz y percibir contrastes y movimientos. Hay publicaciones que dicen que no distinguen los colores y otras que dicen que sí… lo dejamos en un tú eliges.

En un experimento que se hizo a niños de 10 horas de vida se observó que tenían preferencia por las fotos de caras normales que por aquellas en que los ojos, la nariz y la boca estaban desordenados. Es decir, vienen preparados para conocernos.

Oído

Al nacer ya tienen el oído completamente desarrollado. De hecho siendo feto ya perciben sonidos y la madre puede notar movimientos o patadas al oír ruidos fuertes. Prefieren las voces agudas a las graves. La sabiduría popular parece conocer este dato y nos hace hablar con ese tono tan especial a los bebés (no os lo puedo representar, pero ya sabéis a qué me refiero).

Durante las primeras semanas puede reaccionar ante los ruidos con un sobresalto (reflejo de Moro), parpadeando, dejando de chupar o respirar durante un momento,…

Tacto

Es el primer sentido que se desarrolla. El recién nacido tiene como zonas más sensibles las palmas de las manos, las plantas de los pies y la zona alrededor de la boca.

Los bebés son muy sensibles al contacto físico. Es la forma más primitiva de comunicación y en los bebés está muy relacionado con el vínculo afectivo, por eso se recomienda mucho el contacto piel con piel, llevar al niño en brazos, darle masajes, etc.

Olfato

Tienen un olfato muy agudo que hace que, por ejemplo, a los seis días de vida sean capaces de distinguir entre el pecho de su madre y el de otras mujeres. Le sirve para buscar el alimento y el contacto de su cuidador.

Es capaz de distinguir entre el olor del anís, de la cebolla, del pescado,… Con el tiempo van perdiendo olfato al irse desarrollando otros sentidos y confiar más en el alimento que se le ofrece. En definitiva, que tienen el olfato más desarrollado que los adultos.

Gusto

Está poco desarrollado al nacer aunque madura rápidamente. Prefieren los sabores dulces a los ácidos o salados. No hay mucho de qué preocuparse pues hasta los seis meses solo deben tomar leche.

Como ves tu bebé viene ya predispuesto a conocer a su madre y a su padre. Por el olor es capaz de distinguir cual es su mamá y cual no lo es. Por la vista es capaz de saber si delante está su madre o si le han puesto un cuadro de Picasso a modo de engaño. Con el tacto y el contacto disfruta y se relaja.

Sumando, sumando, todo nos hace pensar que un bebé viene ya "codificado" para conocer a su madre y para estar con ella el máximo tiempo posible. El próximo día hablaremos de esto.

En Bebés y más | Ser papá: conoce a tu bebé (I), Entradas del Ser Papá, Los sentidos del futuro bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos