Compartir
Publicidad

Qué ve un bebé en un cochecito y qué ve en un portabebé

5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si un día me preguntaran cuál es el mejor consejo que puedes darle a un padre que acaba de tener un hijo diría que es el de “tratar siempre de ponerse en su lugar”.

Para entender a un bebé y para saber qué quiere, por qué lo quiere y por qué lo pide, lo ideal es tratar de saber qué pasa por su cabecita. Así no pensamos en los niños como si fueran pequeños adultos, tratando de ponerlos a nuestro nivel, sino que somos nosotros los que nos ponemos al nivel de un bebé, siendo más fácil entenderles.

Por esta razón me gustan especialmente aquellos escritos o aquellos vídeos en que la gente intenta ponerse en el lugar de los bebés y por eso os traigo este vídeo en el que podemos ver qué ve un bebé que va en un cochecito y qué ve uno que va en un portabebé (y ahora lo comentamos).

El experimento se ha realizado ubicando una cámara tanto en un cochecito como a la altura de un portabebé como si fueran los ojos del bebé.

Primero vemos aquello que ve un bebé tumbado en su cochecito, observando que es tremendamente aburrido ir tumbado mirando al cielo y después podemos ver lo estimulante que puede ser ir erguido, mirando hacia un lado.

Sin embargo el vídeo tiene trampa

Si nos quedamos sólo con las imágenes la respuesta está clarísima: mejor el portabebé. Sin embargo, considero que el vídeo tiene un poco de trampa. Si el mismo vídeo se hubiera hecho con un bebé de dos meses (o incluso de un mes) tendría más sentido, porque es más probable que vayan tumbados en el cochecito. Con tres meses muchos ya van algo más sentados, semisentados diría yo, y como suelen ir todavía al contrario del sentido de la marcha lo que ven continuamente es a su madre o a su padre.

Si comparamos “ver a tu padre o a tu madre todo el rato” con “ver las paredes y puertas de la calle”, yo casi elegiría lo primero.

Pongamos que el bebé tiene uno o dos meses

Pongamos entonces que este vídeo se ha hecho pensando en un bebé de uno o dos meses. Nuevamente habrá trampa porque los bebés en esta edad tienen una visión poco definida (menos definida que lo que se ve en la cámara), por lo que entre ver un cielo borroso y ver paredes, puertas y personas borrosas, siempre será mejor lo segundo, pero la diferencia no será tanta.

Al final es más importante sentir que ver

Al final, si me pedís que elija entre el cochecito y un portabebé para llevar a un bebé de uno, dos o tres meses responderé siempre que elijo el portabebé. Es interesante y curioso ver qué podrían ver los bebés desde ambos puntos de vista pero lo más importante para mí no es eso, sino saber qué siente un bebé en un cochecito y qué siente un bebé con su cuerpo abrazado al de mamá.

Creo que no hay mucho que explicar. Uno va sentado en una silla que se mueve y el otro tiene todo el cuerpo rodeando a mamá, oliéndola, escuchando su voz muy cerquita, notando su piel e incluso oyendo su corazón cuando apoya la orejita en su pecho.

Vídeo | Youtube
En Bebés y más | Qué tener en cuenta antes de comprar un portabebé, Uso del cochecito para bebés: sólo lo necesario, Bebés de alta demanda: sacando el cochecito a pasear

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio