Compartir
Publicidad

Mi hermano tiene discapacidad (I)

Mi hermano tiene discapacidad (I)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es sabido por todo el mundo que la convivencia fraternal tiene ciertas caracterísictas peculiares: ¿quién no ha sentido alguna vez celos de algún hermano o ha pensado que le querían más a su hermano que a él? Si además existe algún tipo de discapacidad en alguno de los hermanos, estas características aumentan.

Cuando oímos hablar de un niño con discapacidad, en la mayoría de los casos se presta más atención a lo que sienten y piensan los padres pero, ¿qué ocurre con los hermanos del niño con discapacidad?. Puede ser que vea afectado su futuro por el deber de cuidar de su hermano, o bien que se creen diversas formas de culpa.

Por ello, se debe tener en cuenta que las consecuencias y repercusiones no sólo afectan a los padres: también afectan a los hermanos, y que éstas varían en función de si los hermanos nacen antes o después del hermano con discapacidad.

¿Qué ocurre si se es el hermano mayor?

Si se nace antes que el hermano con discapacidad, se opone a la llegada a la familia de un nuevo hermano, con ciertas características especiales, y a las repercusiones que ello tiene sobre los integrantes de la misma. Este hermano mayor puede llegar a vivir una etapa en la que se sienta afectivamente abandonado.

Los padres están absorbidos por completo por la situación del nuevo integrante de la familia: el impacto emocional de la situación, diversas consultas médicas, hospitalizaciones, tratamientos específicos, trámites... Y todo ello, para el hermano tiene una gran repercusión, y en especial la madre debido al vínculo afectivo especial que les une, entran o no en un estado de depresión. El niño puede llegar a sentir que se "desinteresan" o "despreocupan" de él, haciendo que se enfrente una situación diferente, y que le cuesta comprender, del vínculo que existía entre sus padres y él.

Sus padres puede que ya no interactúan con él cómo hacían antes, no juegan tanto con él, etc. Esto hace que el niño perciba que, a pesar de sus esfuerzos, su madre y su padre ya no actúan como los padres que él tenía, sino que ahora son más distantes.

No hay que olvidar que el niño carga indirectamente con el peso del sufrimiento de sus padres y que en ocasiones, éste puede llegar a ser excesivo y desbordante para él, ya que puede no disponer de los recursos que le permitan comprender el cambio repentino que ha sucedido en su vida.

A raíz de la nueva situación familiar, el niño puede sentir que se ha quedado sin apoyo afectivo y que se encuentra ante unos padres distantes, tristes, vulnerables y frágiles. Esta situación puede alargarse en el tiempo, más allá de los primeros momentos del impacto de la nueva situación.

¿Qué ocurre si se es el hermano menor?

Cuando se nace después de un hermano que tiene discapacidad, el contexto que encuentra en la familia tiene ciertas peculiaridades. Muchas veces este segundo hijo es esperado para hacerle compañía al otro, incluso en el futuro cuando los padres ya no estén. También sobre él pueden existir sentimientos de restauración del orgullo de estos padres, posiblemente heridos por la limitación de su otro hijo.

Su desarrollo evolutivo normalizado provoca respuestas de asombro y orgullo, del tipo “este niño crece solo”, “es tan fácil de llevar”, “no da nada de trabajo"... Y este crecimiento sin tropiezos y “fácil” es fuente de alegría para los familiares, no siempre expresada por temores a herir o provocar los celos del hijo con discapacidad.

Puede ocurrir que este desarrollo natural del niño sin discapacidad puede ser obstaculizado por los familiares a fin de que no se hagan muy evidentes las diferencias con su hermano mayor. Así, un momento particularmente conflictivo para el hermano menor, como para el resto de la familia, es aquel en el cual por su desarrollo evolutivo normal logra superar en adquisiciones a su hermano mayor con la discapacidad.

Es un momento que va en contra de las pautas naturales del desarrollo (ya que se supone que el hermano mayor siempre irá por delante en el desarrollo de habilidades) y de la temporalidad que puede ser generadora de culpa y temor a que esta situación dañe y perjudique al niño que por su discapacidad ha quedado por debajo. El hermano menor puede vivir esta superación traición a su hermano con discapacidad, que conduzca a un freno o saboteo inconsciente de estos logros.

Hermano discapacidad I

Hermanos y sentimientos de culpa

Las experiencias emocionales intensas y contradictorias típicas de toda relación (celos y otros sentimientos diversos) entre hermanos se encuentran incrementadas en esta relación; además, en este vínculo se dan peculiaridades que pueden ser, incluso, generadores de culpa.

Los niños imaginan habitualmente que todo lo que ocurre alrededor es porque ellos lo han pensado y lo han deseado así. Por tanto, la discapacidad de su hermano también es porque ellos lo han pensado así, generando un sentimiento de responsabilidad, de culpa y remordimientos en relación a su hermano.

La culpa se asocia también a la imagen dñebil, desvalido y sufriente de su hermano comparado con él, que es el hijo "sano" y "poseedor de aquello de lo que su hermano carece". Así, el hermano sin discapacidad se siente como alguien "privilegiado" y “usurpador”, frente a un hermano "desposeído" y “usurpado”.

En muchas ocasiones los remordimientos y la culpa ante logros propios también generan sentimientos de culpa. En estos casos, los fracasos podrían explicarse como un castigo por lo que se posee o se ha logrado, ante la carencia o escasos logros del otro. A su vez el hermano, con su discapacidad, postergado en sus logros y realizaciones personales, puede aumentar la culpa de su hermano al colocarse frente a él contabilizando los logros que logra y responsabilizándolo de sus propios fracasos.

Al mismo tiempo que el hermano sin discapacidad se siente ocupando el lugar de alguien en deuda por ser el hijo privilegiado que posee lo que el hermano carece, simultáneamente puede sentirse como alguien a quien se le ha "robado" la atención y amor de sus padres. Y por ello, por esta hostilidad hacia el hermano, se generan también sentimientos de culpa y remordimientos que llevan a silenciar y reprimir toda manifestación negativa.

Próximamente hablaremos sobre otras situaciones y circunstancias que pueden darse en los hermanos de niños con discapacidad

Fotos | fromcolletewithlove, amcdawes en Flickr En Bebés y más | Cuando crezca quiero ser como mi hermano mayor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos