Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi bebé: padece mamitis aguda

Mi bebé: padece mamitis aguda
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La última vez les comenté que mi bebé estaba atravesando la llamada angustia del octavo mes o angustia de separación, una crisis que sufren los bebés ante la ansiedad de comenzar a percibirse como un ser independiente de su madre o de la persona a la que se sienten más apegados.

Aunque es llamada "del octavo mes", no quiere decir que aparezca a exactamente a esa edad ni que dure estrictamente un mes.

Se trata de un proceso que vive el bebé, y que como tal puede durar unos días o meses, como parece ser el caso de mi pequeña, que con más de nueve meses y para mi absoluto agobio está pasando una crisis intensa desde hace ya varias semanas.

Últimamente pasa más horas del día llorando que otra cosa. Hasta llegué a pensar que podía dolerle algo sin que yo lo supiera, por eso en la última revisión médica lo consulté con el pediatra que tras explorarla me diagnosticó que lo que padece es una mamitis aguda.

Me dejó mucho más tranquila, lógico, pero no voy a negar que semejante reclamo (con mayúsculas) también me afecta bastante, pues no puedo hacer absolutamente nada, ni siquiera ir al baño sin su compañía.

Creo que la situación se ve agravada por el hecho de que vivimos lejos de la familia y que la niña está todo el día exclusivamente conmigo.

Cocino con la niña en brazos, acomodo la casa y hasta escribo en el ordenador con la niña encima. Las veces que se despierta por la noche llora para que acuda a calmarla, si me voy de su vista se desespera y si la dejo en brazos de otra persona llora como si la hubiese abandonado, que a lo mejor es realmente lo que ella piensa y por eso se siente tan angustiada.

La situación me tiene agotada, pues soy la única persona que puede solucionarle su angustia, que aunque es un halago para una madre, también es extenuante.

Me recomendó el pediatra que no deje de darle el pecho en este momentopues lo necesita como consuelo, cosa que igualmente no pensaba hacer. Ni tampoco es conveniente que se produzcan grandes cambios a nivel familiar para no aumentar su sensación de inseguridad.

En definitiva, que el mejor remedio para la mamitis aguda es tenerle al bebé una gran dosis de paciencia y de comprensión.

Más información | Babysitio En Bebés y más | Mi bebé: a los ocho meses, angustia de ausencia… y de presencia En Bebés y más | La angustia del octavo mes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos