Compartir
Publicidad

Mamá, ¿has descansado estas vacaciones?‏

Mamá, ¿has descansado estas vacaciones?‏
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días vi esta viñeta de Faro haciendo referencia a lo que para muchas madres llegan a ser las vacaciones y me di cuenta de que es bastante representativa de lo que sucede (o eso creo) en muchas familias españolas.

Recuerdo las vacaciones de mi infancia con mi padre enganchado a la televisión y con mi madre “trabajando” en casa sin notar diferencia alguna entre agosto y febrero. Si acaso un poco más de trabajo por estar todos en casa, incluido mi padre.

Este verano ha habido Mundial de Fútbol y los típicos partidos de pretemporada que han tenido a la mayoría de los españoles pegados a la televisión. Sumadas a este hecho están las reminiscencias del pasado en las que el hombre llegaba a casa cansado después del trabajo y tenía derecho a sentarse y descansar mientras la mujer tenía que seguir al 100% (o más), trabajara o no.

Los tiempos han cambiado, por suerte

Por estas razones somos muchos los adultos de hoy en día que coincidimos al decir que a nosotros nos crió nuestra madre, porque nuestro padre se comunicaba más bien poco y porque a veces parecía que sólo estaba para echar las mayores broncas.

Los tiempos han cambiado, por suerte, tanto para la mujer como para los niños y ahora los padres se implican mucho más en todo. Tanto en el trabajo en la casa como en la crianza de los hijos. No digo que sea un reparto al 50%, porque dudo que llegue a ese porcentaje, pero no es difícil ver a padres cambiando pañales, jugando con los niños, haciendo carantoñas a los bebés, tirando de cochecito o llevando al bebé en la mochilita, entre otras muchas cosas.

Creo que los hombres, hoy por hoy, aún están en la fase del “ayuda mucho en casa”, como si la responsabilidad absoluta fuera de la mujer y nosotros fuéramos en muchos casos los “mandaos”, pero esto, como todo, es un proceso y ahora es normal que nuestros hijos nos vean planchar (haciendo que ellos lo vean como algo normal y natural), cuando en nuestra época ver a papá con la plancha era un motivo para hacer bromas.

Quizás dentro de un tiempo, quizás cuando nuestros hijos sean padres, nadie ayude a nadie, sino que el trabajo sea conjunto de un modo totalmente natural.

¿Has descansado estas vacaciones

Sólo queda preguntar: ¿habéis descansado estas vacaciones? ¿Os habéis repartido el cuidado de vuestros hijos y de la casa?

Espero que sí por el bien de la pareja y por el bien de los niños. Yo he vuelto a trabajar hace poco y, aunque me da un poco de pena, engordo treinta kilos de golpe cuando mi mujer me dice que Aran, ahora con 19 meses, se pasa la tarde llamando a papá y yendo a la puerta de casa esperando a que entre por ella. Esto pasa porque he estado con él y por él. De otro modo, seguro que no me esperaría, como yo tampoco esperaba a mi padre cuando era pequeño… “¿Para qué, si cuando entre por la puerta se va a sentar a descansar?”

Imagen | Faro
En Bebés y más | Diez consejos para disfrutar de las vacaciones con los niños, Ser papá: cuando tener un hijo destapa la caja de los truenos, ¿Quien se levanta de la cama para calmar al bebé?, Sobre el neomachismo y la crianza con apego

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos