Compartir
Publicidad

Los padres que se pelean perjudican la capacidad de los hijos de reconocer y regular sus emociones

Los padres que se pelean perjudican la capacidad de los hijos de reconocer y regular sus emociones
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los recuerdos más desagradables que puede tener un niño es haber oído o presenciado peleas entre papá y mamá. Esas personas que están ahí para protegerle y cuidarle, de pronto se están agrediendo y hablando a los gritos. ¿Os imagináis cómo puede sentirse un niño ante esto? Se siente indefenso y asustado, normal.

Y no sólo se trata de hacerles pasar un mal rato, va mucho más allá. Las discusiones entre los padres dejan huella en los niños. No sólo les hace daño verlos pelear y decirse cosas feas, sino que los padres que se pelean perjudican la capacidad de los hijos de reconocer y regular sus propias emociones.

Las peleas entre los padres dejan huella en los hijos

Según un estudio realizado por la Escuela Steinhardt de Cultura, Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Nueva York, y publicado en la revista científica Development and Psychopathology, la agresión entre los padres moldea negativamente la respuesta emocional de los hijos. La exposición a la agresión verbal y física entre los padres altera la facultad del niño de identificar y controlar sus emociones.

Los investigadores evaluaron a 1.025 niños y sus familias durante una serie de visitas al hogar desde que el niño tenía dos meses hasta los casi cinco años de edad. Se les hicieron varios cuestionarios a los padres y se les dieron determinadas tareas a padres y niños destinadas a medir el nivel de caos familiar.

Al cabo de 58 meses los investigadores midieron la habilidad de los niños para reconocer e identificar emociones correctamente y encontraron que una mayor exposición a las agresiones físicas entre los padres estuvo asociada con una mayor dificultad de los niños para identificar emociones.

Cuanto más prolongada era la exposición a laagresión, mayor era la dificultad de los niños para regular sus propias emociones de tristeza, abandono y miedo, lo cual los puso en mayor riesgo de presentar síntomas de ansiedad y depresión más tarde.

Ver discutir a los padres afecta la capacidad del niño para gestionar sus emociones y ya sabemos que el desarrollo de la inteligencia emocional, lograr identificar y expresar lo que sentimos es imprescindible para la vida.

512043569.jpg

Pero, ¿quién no ha discutido alguna vez?

Probablemente todos los padres hemos discutido alguna vez, es normal. Y aunque intentemos controlarnos o hacerlo en privado por no herir a los hijos, muchas veces somos incapaces de frenar el impulso.

Pero pongámonos por un minuto en el lugar del niño que se siente amenazado. Las peleas entre los padres afectan mucho a los niños, lo que para nosotros puede ser apenas un acalorado intercambio de opiniones, ellos pueden verlo como una catástrofe. Los niños fantasean, pueden sacar conclusiones erróneas y sentirse aún más desconcertados. ¿Qué sucederá ahora si papá y mamá se pelean? ¿Se van a separar? ¿Qué pasará conmigo? Incluso pueden sentirse culpables si se discute por algo relacionado con ellos.

¿Quién de vosotros no ha sentido un nudo en el estómago cuando en medio de una discusión vuestro hijo os dice con cara de susto, "Por favor, no discutáis más"? Y caéis en la cuenta del error.

Si bien hay quienes creen que discutir delante de los hijos no es algo que siempre haya que evitar, pues incluso puede enseñarles a gestionar conflictos, una cosa es una discusión, un intercambio de opiniones, y otra muy diferente agredir o insultar.

Tras la tormenta, tranquilizarles

Aunque podemos en un momento dado descontrolarnos y pelear con nuestra pareja frente a los hijos, es importante luego tranquilizarles.

La comunicación con nuestros hijos es el recurso más valioso que tenemos. Por tanto, si ha sido una discusión pasajera podemos explicarles tranquilamente que a veces papá y mamá se enfadan pero eso no significa que dejen de quererse ni de quererle. Pedir disculpas por el mal rato tampoco estaría de más.

Si la situación en casa ya es caótica y las discusiones han pasado a ser moneda corriente, tal vez es conveniente buscar la ayuda de un especialista, por el bien familiar y sobre todo, por el de los hijos.

Vía | Science Daily
Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Los sentimientos de los hijos ante las discusiones de pareja, Discutir delante de los hijos, no siempre hay que evitarlo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio