Compartir
Publicidad
Publicidad

Las rutinas se establecen a partir del tercer mes

Las rutinas se establecen a partir del tercer mes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Con un recién nacido el horario no existe, nunca sabes cuándo tendrá hambre, cuánto dormirá o cuántas veces deberás cambiarle el pañal. Los padres siempre debemos estar muy atentos y muy pendientes del bebé, para él todavía no existe el día o la noche y en consecuencia, los padres viven al ritmo que marca el recién nacido.

Para el pequeño todo ha cambiado, es muy distinto el mundo encontrándose dentro de la placenta, no existía la necesidad de pedir de comer, no existían tantas nuevas sensaciones y emociones, no existían los periodos de tiempo en los que aparece la luz o la oscuridad... es un gran cambio que debe afrontar poco a poco hasta conseguir aclimatarse a la nueva vida. El hambre no tiene horario, ni la cantidad de veces, tampoco tienen horario las deposiciones y las micciones, llegando a realizarse incluso siete u ocho veces por día, o por el contrario muy pocas veces, todo depende de si el bebé sufre de hiperperistaltismo (un reflejo que se produce cuando realiza la toma y que le propicia mayor rapidez en el transito intestinal y por consiguiente un número mayor de deposiciones).

Los padres debemos tener paciencia y estar disponibles 100% ante las exigencias del bebé, en ningún caso debemos forzar esta aclimatación, obligando a comer o intentándolo dormir, poco a poco su organismo se acostumbra y empieza a regularse. Llora cuando necesita algo y nosotros debemos atenderle, en ningún caso debemos pensar que lo estamos malcriando, al menos durante los primeros meses, de hecho las rutinas se empiezan a establecer a partir del tercer mes.

En este momento empiezan a distanciarse las comidas coincidiendo con una reducción de la sensación de hambre, poco a poco el periodo de sueño se alarga y finalmente empezará a coincidir con nuestro sueño y prolongarse durante la noche. Recordamos las vivencias con nuestros hijos y las horas nocturnas en vela, la alegría que nos produjo cuando empezaron a dormir...

Mucha paciencia y mucho amor, con el tiempo todo toma su camino y la sensación de haber actuado como buenos padres se hace más presente al ver los buenos resultados.

En Bebés y más | Diferenciar el día de la noche En Bebés y más | Ayudar al bebé a dormir por las noches En Bebés y más | Los horarios del bebé En Bebés y más | Reglas de oro para los padres en la alimentación de sus hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos