Publicidad

Las nueve cosas que todo padre de niños pequeños sabe

Las nueve cosas que todo padre de niños pequeños sabe
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Ahora que eres madre o padre por primera o quizás seas de los que haya repetido, seguro que no te has puesto a pensar en todo aquello que has aprendido acerca de los niños, de tu hijo para ser exactos, de ese bebé que hace ya un tiempo llegó a vuestras vidas poniendo todo patas arriba. Seguro que tienes claro que hay muchas cosas que has aprendido en este tiempo, algunas de ellas incluso es probable que ahora lo veas de una forma muy diferente a como lo hacías antes de ser padre y otras te han ido confirmando lo que tus amigas te habían ido diciendo.

Yo he hecho una pequeña recopilación de algunas de ellas, las nueve cosas que todo padre de niños pequeños sabe.

Tal como indican las autoridades sanitarias, 12 horas de sueño son necesarias. Para los padres, claro.

176984767

Y esas 12 horas serán para los humanos normales, porque tu necesitas al menos que sean 23 para poder seguir el ritmo de unos niños que con apenas cuatro horas de sueño son capaces de pasarse la mañana testando el punto de rotura de los muelles del sofá, poner patas arriba la habitación (de forma literal) y bajar al parque a saltar de árbol en árbol.

Tus hijos se meterán cualquier objeto en la boca, excepto la verdura.

494414531

Coches, pelotas de diferentes tamaños, pelusas, muñecos galletas, la comida del perro, cualquier cosa que esté a su alcance es susceptible de ser catado, salvo esas cosas verdes que los padres nos empeñamos en ponerles en el plato.

Tienes que meter más cosas en la mochila para pasar una tarde en el parque que en un fin de semana para vosotros.

75493115

Recuerdas cuando te decían, ¿nos vamos a la playa este fin de semana? Tu metías un pantalón, una camisa, la toalla, un par más de cosas y al coche.

Ahora es decidir que bajas al parque con los niños y casi que necesitas un asistente personal o algún porteador de esos que llevan los que suben el Everest, porque mete la bolsa de cambio (pañales, crema y toallitas), la bolsa de la merienda (agua, galletas, el plátano que luego se va a pasar los próximos diez días dando tumbos por el bolso, los aspitos, otras galletas (las de chocolate y último recurso por si todo lo demás falla o hay que sobornar al pequeño para que salga del parque y podáis volver a casa), un body por si se le sale el pis, una camiseta por lo mismo y ya que estamos, un pantalón un juego de calcetines y zapatos.

Según el tiempo podemos añadir paraguas, chubasquero, botas de agua y si hace frío gorro, bufanda y manoplas, etc.

Eso sólo en lo referente a lo básico para el cuidado de tu hijo y sólo de un único niño, multiplica por el número de niños que lleves al parque.

En lo referente a lo que tu hijo considera necesario para llevar al parque tenemos: dinosaurios varios, camiones, coches, tractores y demás vehículos con un número entre una y muchas ruedas, pelotas de diversos tamaños, colores y texturas, palas, rastrillos y cubos para la arena, muñecas como para celebrar tres cumpleaños con su apósitos correspondientes. En fin que para cuando tienes todo empaquetado y listo ya casi se ha pasado la tarde.

La capa más exterior de la piel de tu hijo tiene un nombre científico, "suciedad".

200298211 001

Ese moreno tan extraño, que parece más oscuro en unas zonas que en otras no es otra cosa que una generosa capa de suciedad que actúa como filtro solar y capa de protección. Esta capa no está sola, a esas edades existe otra aún más exterior que es la capa de barro y desechos de dudosa procedencia que se van adheriendo a la ropa de tu hijo a los cinco minutos de ponérsela. Menos mal que se ha inventado el jabón, que por lo menos con la piel de mis hijos funciona, con las manchas de la ropa ya hay que recurrir a cosas más fuertes como la lija del número 7.

Un baño sólo es una zona de juegos sumergida

146821160

Cualquier padre con niños en esta edad sabe que eso de bañar a tus hijos en cinco minutos, tal como lo hacías hace meses, es misión imposible. La bañera de mi casa es ya una prolongación de la zona de juegos de la habitación de mis hijos y el otro día encontré un bote de crema en el interior de la regadera que lleva ahí desde hace varios años. No me pregunten como entró, solo sé que me costó horrores sacarla de ahí dentro.

Existe un momento perfecto para que tu hijo deje de usar el pañal, pero el único que lo sabe es él.

Todo el mundo te lo dice, "cuando tu hijo esté preparado seguro que dejará de usar el pañal". Sólo hay un problema, el único que sabe cuando está preparado es tu hijo y por norma general son un pelín reacios a contarlo.

El silencio da miedo

El silencio en una casa donde haya uno o más niños menores de 10 años, solo puede significar dos cosas:
- Tienes suerte y está durmiendo.
- Algo están tramando y desde luego no te va a gustar. Por eso no hay nada que nos asuste más a los padres que el silencio, salvo quizás una llamada entrante del colegio o la escuela infantil.

Nunca vas a encontrar la otra manopla.

528983289

Llega el invierno y tu le compras el pack "nos vamos al ártico" consistente en un gorro que al principio no solo le va a tapar la cabeza sino que hasta los tres años le va a llegar por los tobillos. Una bufanda, y que a mi me recuerdan siempre al Doctor Who de mi infancia y unos guantes o manoplas, que yo sigo sin entender que se vendan guantes para niños que aún no saben ponérselos, ¿alguno de los fabricantes de guantes ha intentado alguna vez meter esos deditos en unos guantes siete tallas más grandes? Por favor, dejen de fabricar guantes para bebés que nos pasamos media tarde hasta que está cada dedo en su sitio.

Y por si no fuera bastante con andar evitando que se pasen el día chupando las manoplas resulta que a la mínima que te das cuenta una de las manos de tu hijo ha conseguido, sin saber como, liberarse de los tres nudos marineros que le habías hecho a la manopla, pero ahí está su mano, toda sonrosada. ¿Y la manopla? Probablemente tres tiendas más atrás. Pero si has conseguido el difícil reto de llegar con la pareja de guantes a casa, te diré que te queda el reto de encontrar la segunda manopla el próximo día que se las quieras poner a tu hijo. No te preocupes si no la encuentras, probablemente este de fiesta con los tres calcetines que te también han desaparecido.

Tus hijos son los más guapos, listos e inteligentes niños que hayan existido.

164166682

Eso no nos cabe duda a nadie.

Foto | Thinkstock

En Bebés y Más | Diez cosas que indican que no eres un mal padre, relájate lo estás haciendo bien, Diez cosas que tu hijo necesita hacer

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios