Compartir
Publicidad
Publicidad

La espiral de mentiras navideñas

La espiral de mentiras navideñas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace un tiempo hablábamos de las mentiras piadosas que decimos los padres a nuestros hijos. Un estudio revela que cada día les decimos al menos una, pero en Navidad superamos ampliamente la cuota llegando a límites absurdos.

Los niños preguntan acerca de Papá Noel y los Reyes Magos. Es lógico. Pero no es necesario armarles una novela de ciencia ficción como la que leerán a continuación. Este es el diálogo que he oído hace unos días en una juguetería entre una madre y su niña de más o menos 4 años.

  • Mamá, ¿cómo hacen los Reyes Magos para repartir regalos a todos los niños del mundo en una sola noche? Es imposible.

  • Para los Reyes no hay nada imposible. Se suben a un cohete muy rápido que puede dar la vuelta al mundo en una noche y de allí tiran todos los juguetes. Cada paquete cae exactamente en la casa del niño que tiene que caer.

  • ¿Pero no iban en camellos?

  • Mmm… bueno, sí, pero los dejan un ratito para hacer más rápido.

  • ¿Y dónde los dejan?

  • Los dejan en un parking y los buscan al terminar para volver a su casa, le dice la madre agobiada.

  • ¿En un parking? ¡Qué raro!, exclamó la niña mientras la madre se alejaba para evitar más preguntas.

Parece un chiste, pero no lo es. Yo oía asombrada la conversación creyendo que la madre acabaría ahí nomás revelándole la verdad a su hija ante tanta insistencia. Cada vez la embarraba más. Así como éste hay miles de ejemplos, ésta no es la única madre extremadamente fantasiosa que conozco. Hay quienes cada año van aumentando la historia que, obviamente, acaba en fracaso.

Un mes atrás Armando compartía sus dudas sobre si está bien mentirles a los niños acerca de la existencia de Papá Noel y los Reyes Magos por mantener la ilusión que viven en estas fechas.

Yo creo que es importante preservar la magia de la Navidad, los niños la viven con gran ilusión, pero eso no significa que nos inventemos historias imposibles que ni siquiera los niños se pueden creer, por más ingenuos que sean.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos