Compartir
Publicidad

Gracias, papi

Gracias, papi
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En este mes del padre especial en Bebés y más en el que los papás podéis mostrarnos vuestra historia, no quería dejar pasar la oportunidad de detenerme en expresar algo que a veces las mamás no os decimos, seguramente porque lo damos por sobreentendido o porque estamos demasiado ocupadas en otras cuestiones.

Afortunadamente, tengo la suerte de poder decir estas palabras.

Gracias por esa cara de sorpresa ante el resultado de la prueba de embarazo, por compartir en ese momento la ilusión y los temores conmigo. Por esa incredulidad que yo ya no tenía y que ocultaba, prudente, tu deseo. Gracias por aguantar, y cuando digo aguantar lo digo con todas las letras, mis angustias, mis dolores, mis miedos, mis llantos, mis cambios de humor, mis manías... a lo largo de todo el embarazo.

Pero no todo ha sido esa paciencia que no imaginaba que tenías. Los buenos momentos también han sido compartidos. Gracias por disfrutar de mi apetito, de mis risas, de los paseos, de las clases de preparación al parto.

Por compartir sueños y antojos, por imaginar el futuro con ilusión, por esas caricias, esos besos y esos susurros a la tripita. Por hacerme sentir guapa a pesar de todo. Por ponerme cremas cada noche. Por pensar juntos cómo serían sus ojos, su pelo, su piel, su llanto.

Por ese último mes en que me podía la desesperación y siempre tenías palabras y gestos de comprensión y de ánimo. Por esos últimos 10 días en los que Mar se hacía esperar por más que la deseábamos, en la que contra todo pronóstico vino mi cumpleaños antes de su llegada, en la que me vencían el insomnio, la incomodidad, la retención de líquidos, los ardores, convirtiéndome en una piltrafilla.

Allí estabas tú para bailar conmigo, para recordarme que valía la pena más que nunca y para ponerme esa canción que me hizo llorar y que aún me hace.

Por hacerme mil y una fotos sin rechistar (o casi) ante esta desmesurada afición mía a inmortalizarlo todo y que ha dado como resultado un disco duro a punto de estallar y unos cuantos cientos de fotos en álbumes para enseñarle a Mar cuando aún estaba en la barriga y sus primeros meses junto a nosotros.

Gracias por tranquilizarme ese día tan espléndido en que finalmente el parto se programó. Por tu mano, por tus risas, por tus caricias, por tu temple, por vigilar el monitor. Por esa mirada cuando me tuvieron que llevar a quirófano. Por ese beso cuando por fin, y por primera vez, estuvimos juntos los 3. Por contarme lo que sentiste cuando viste a nuestra hija.

Gracias también por ser el primero en cambiar pañales, en coger en brazos, en bañar, en calmar llantos mientras me recuperaba. Gracias por recordarme en mi impotencia que todo iba a mejor. Por emocionarte al ver que Mar dependía de nosotros, tan pequeña y frágil. Gracias por no dejar que me derrumbara ante las dificultades para darle el pecho, por insistir y apoyarme hasta hoy.

Gracias por hacer que esos comienzos parecieran menos complicados, hasta llegar a hoy, haciendo más fácil el día a día, más llevadero, más alegre, con una buena dosis de sonrisas arrancadas a Mar y a mí.

Gracias por todo lo que ha pasado, también por cada día y los momentos que vendrán. Que esto acaba de empezar.

Recordad que los mismos papás podéis compartir vuestra historia en Bebés y más, donde seleccionaremos esas experiencias y aparecerán publicadas en el blog. Nada más fácil que enviar los relatos a la dirección de correo electrónico historiasdepadres@bebesymas.com.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos