Compartir
Publicidad
Publicidad

De todos los niños que haya en mi vida ninguno será menos que yo

Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Ha sido lanzada en toda España una campaña de gran impacto que usa como lema "De todas las mujeres que haya en mi vida ninguna será menos que yo. De todos los hombres que haya en mi vida ninguno será más que yo". Un excelente lema para concienciar a la sociedad de un problema muy serio. Pero yo añado esto. De todos los niños que haya en mi vida ninguno será menos que yo.

Hay personas que, desde la superioridad física, el control emocional y económico no dudan ni un momento en considerarse dueñas de otras, las insultan, les pegan, las casitigan privándolas de afecto, respeto y llegan a imponer su voluntad mediante la fuerza física. En el maltrato machista las mujeres sufren esto por parte de sus parejas, y es una de las lacras más terribles de nuestra sociedad. Me han convencido, aunque ya lo estaba desde siempre. No se puede permitir que un hombre maltrate a una mujer.

Hay otras personas que desde la superioridad física, el control emocional y económico no dudan ni un momento en considerarse dueñas de otras, les insultan, les pegan, las castigan privándolas de afecto, respeto y llegan a imponer su voluntad mediante la fuerza física

En el maltrao infantil son los niños los que sufren esto por parte de sus padres y es una de las lacras mas terribles de nuestra sociedad también. Una lacra ignorada, considerada menos grave, aceptada por muchos, pero igualmente violenta.

Pero si nos convulsionamos si vemos a un hombre darle un bofetón a su mujer o insultarla o negarle el respeto, no estamos igualmente convencidos de que sean igual o más graves exactamente los mismos hechos cuando quien los realizan son los padres sobre los niños, cuando sin duda son mucho más débiles y dependientes que las mujeres.

No veo la diferencia, incluso considero mucho más grave la indefensión de los niños y su imposibilidad de defenserse y pedir ayuda, y sobre todo por la indiferencia hacia ese modo de actuar de nuestra sociedad. Nada que se considere incorrecto hacia un adulto debería aceptarse contra un niño.

Escucho tantas veces a los padres amenazar con un tortazo, dar un pescozón o usar palabras durísmas hacia sus hijos, que no logro entender que no se tome mucho más en serio este problema que, excepto si llega al maltrato con secuelas, es tolerado por todos.

No somos siquiera conscientes de que el maltrato no es unicamente el que parte brazos o deja marcas, que es cualquier actitud violenta y de falta de respeto ejercida sobre quien depende para todo, absolutamente para todo, de nosotros. No hay amor en el maltrato, aunque nos lo hayan enseñado así.

De todos los niños que haya en mi vida ninguno será menos que yo.

Vídeo | You Tube Página oficial | Maltrato cero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos