Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando subir al tren de la bruja se convierte en un horror

Cuando subir al tren de la bruja se convierte en un horror
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Hace unos días, con la invasión de Halloween en todos los rincones de la ciudad, me topé con una escena que tal vez os resulte familiar. Se trataba de un niño subido en el tren de la bruja que lo pasaba verdaderamente “de miedo”. Vamos, que estaba aterrorizado.

El niño tendría unos cuatro años, y me pregunto si eso (que no sea más pequeño) justifica en parte las risas de sus familiares que, al contrario que el niño, se lo estaban pasando en grande viendo la escena. A mí me parece que no, pues si la escena hubiera sucedido con mi hija mayor, de dos años, no sé si hubiera procurado parar el trenecito, y lo mismo si tuviera cuatro, seis o diez.

No penséis que la idea de parar el tren resulta descabellada, pues se trataba de un pequeño tren en un centro comercial y además prácticamente sin público. Como digo, no sé si hubiera detenido el tren, pero desde luego ver la cara de absoluto terror de mi hija al menos no me hubiera reconfortado.

A veces creo que se nos olvidan nuestros miedos de cuando éramos niños. Desde luego, el chaval no va a salir traumatizado de esta, pero seguro que recuerda el mal rato una temporada y puede que tenga pesadillas. A mí aún me asustan las pesadillas, pero más las que recuerdo de la infancia. Cuando somos pequeños, el miedo es más intenso, porque lo podemos asimilar y racionalizar peor.

Me pregunto si los familiares del niño aterrorizado se hubieran reido así entre ellos al ver el terror de otro en alguna situación como un atraco. O, sin ir a algo tan distinto como lo que le sucedió al chaval, que al doblar una esquina te asalte un ser deforme aullándote en la cara. Aun sabiendo que es broma, el susto no nos lo quita nadie. Pues imaginemos cómo tiene que ser pensar que es real… y encima que tus padres se estén riendo de tu miedo sin intentar hacer nada al respecto.

Dentro de unos años lo recordarán sonriendo, sobre todo porque no faltarán detalles en forma de foto y vídeo (que también hubo tiempo para ello), pero de momento para el niño subir al tren de la bruja se ha convertido en un verdadero horror.

Foto | Flickr (eyeliam)
En Bebés y más | El miedo repentino al baño, Cómo actuar ante los miedos infantiles, Pesadillas y miedos nocturnos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos