Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando el embarazo no llega: ¿adoptar o acudir a un banco de óvulos o semen?

Cuando el embarazo no llega: ¿adoptar o acudir a un banco de óvulos o semen?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el aumento de la edad en que las parejas tienen hijos hoy en día, que sobrepasa ya los 31 años de media en el caso de las mujeres, muchas parejas ven pasar los años sin lograr un embarazo y acaban por empezar a buscar otras opciones para ser padres.

Una alternativa es buscar la donación de óvulos o de esperma si es que el problema radica en uno de los dos y otra alternativa es la adopción. Hay parejas que prefieren la una, hay parejas que prefieren la otra y hay parejas en que uno prefiere la una y el otro la otra. Por eso quiero comentar un poco estas dos opciones para cuando el embarazo no llega: ¿adoptar o acudir a un banco de óvulos o semen?

La adopción

Adoptar a un niño o niña es gratis en España, pero es un proceso complicado que muchas veces no acaba sucediendo y por eso muchas parejas optan por realizar una adopción internacional, más rápida, aunque con el consiguiente gasto. El niño, obviamente, ya ha nacido y tendrá a la hora de recibirlo una edad variable (a veces son más bebitos, a veces tienen ya más de un año) y un sexo también variable. Vamos, que no se puede elegir el sexo ni la edad, pero se puede expresar la preferencia por si pudiera atenderse. Así, sólo podrán adoptar a bebés menores de un año las parejas con menos de 40 años de media. Una vez tiene 41 años el niño tendrá como mínimo 1 año, si tienen 42 años el niño tendrá como mínimo 2 años y así sucesivamente.

La fertilización con óvulos y/o esperma de donante

Hasta hace un tiempo las técnicas de fertilización y los medicamentos asociados eran costeados por la seguridad social, pero desde hace unos meses esto ha cambiado, las trabas son mayores para poder acceder a ello (tengo entendido que los medicamentos ya no se recetan) y, de todas maneras, muchas parejas optaban por contratar seguros médicos en los que entrara la posibilidad de hacerlo de manera más rápida que esperando a recibir una llamada de los servicios públicos. Con esta opción el bebé se gesta en el cuerpo de la madre, que puede ser madre biológica si es con sus óvulos o no, si los óvulos son donados. El sexo tampoco se puede elegir.

¿Qué es mejor?

Bien, ninguna de las opciones es mejor ni peor. Son opciones diferentes y como tales se han de tratar. Para las mujeres, psicológicamente hablando, puede ser mejor la opción de la fertilización, si es que su deseo es el de gestar a un bebé en su interior y darlo a luz. Muchas tienen dudas de cómo aceptarán gestar un bebé cuya carga genética procede de un banco, por uno u otro donante, pero desde las clínicas de fertilidad suelen asegurar que una vez logran el embarazo la alegría es tan inmensa que ya no se suele dar importancia al origen del bebé.

Otras mujeres, en cambio, consideran que tampoco es necesario gestar a un bebé y en caso de no poder tener un hijo biológico prefieren optar por la adopción, para dar cobijo y cariño a un niño ya nacido que no tiene padres. Ambas opciones son igual de respetables y la decisión debe ser tomada por los dos.

En cuanto a los padres (papás), también hay los que prefieren una cosa a la otra, pero es un poco diferente porque en realidad a los papás no nos toca nada. Es decir, ni gestamos ni parimos, así que en muchas ocasiones dejamos la decisión más en la opción de la madre porque, por ejemplo, sería un poco absurdo preferir el embarazo si la mujer prefiere adoptar.

¿Y si no hay consenso?

Puede suceder que el padre quiera adoptar a una criatura y que la madre prefiera probar con las técnicas de fertilización. En casos así hay que buscar una decisión única, tratar de sopesar los pros y los contras y buscar una elección común. Si no es posible, siempre se puede optar por elegir ambas opciones: realizar los trámites de adopción y a la vez realizar los trámites para lograr el embarazo mediante fertilización.

Es posible que uno de los dos caminos fructifique antes que el otro y entonces la pareja se plante ahí, o es posible que fructifiquen los dos y la pareja decida, por qué no, seguir adelante con los dos niños (aunque en caso de embarazo, la adopción se suele paralizar hasta que el bebé nazca y tenga ya unos meses de edad).

De hecho, incluso puede suceder que acabe por llegar un niño por embarazo natural. No sería la primera vez que una pareja tiene un hijo biológico justo cuando ya tenían claro que algo así jamás sucedería.

En Bebés y más | La adopción: una tendencia que enriquece la población española, Catalunya modificará la normativa de adopción por el abandono de niños, Más felicidad cuando el futuro bebé ha sido concebido a través de las técnicas de fertilización

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos