Compartir
Publicidad

Un estudio se acerca a las experiencias de padres en las UCIs Neonatales

Un estudio se acerca a las experiencias de padres en las UCIs Neonatales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

A veces los estudios no hacen más que confirmarnos algo que nuestro sentido común ya nos decía. Por fortuna no he vivido una situación similar, pero comprendo la tensión, la preocupación y la experiencia traumática que debe de suponer dejar a un recién nacido enfermo o prematuro en la unidad de cuidados intensivos del hospital. La soledad que se puede llegar a sentir sin el apoyo necesario de amigos, familiares y, cómo no, del equipo médico.

Con el objeto de comprender un poco más las experiencias vividas por estos padres y madres, 3 investigadores canadienses han realizado un estudio publicado en la revista Pediatrics. Hicieron un seguimiento a 16 padres de niños muy enfermos o prematuros que estaban en las UCIS neonatales, recopilando información sobre diversos aspectos. Su nivel de comodidad, sus preocupaciones principales, la comunicación con el personal hospitalario, el acceso a la información sobre sus hijos y otras percepciones generales sobre la experiencia en la UCI.

Los resultados apuntaban claramente a un sentimiento de carencia de control sobre la situación. Lo que más valoraban los padres era, aparte del contacto en dichos momentos con amigos y familiares, la comunicación directa con el equipo médico. Consideraban un gran apoyo la recepción de información médica coherente, también a través de breves informes escritos que aclararían el estado general de los bebés.

La conclusión principal del estudio, por tanto, confirma que los padres experimentan una sensación de falta de control cuando tienen un bebé recién nacido en la UCI. Actividades específicas tan sencillas como las apuntadas ayudarían a recuperar ese sentido del control y a que se sintieran lo que al fin y al cabo también son: padres, protectores y compañeros de los bebés.

En definitiva, una atención más humanizada y personalizada que ciertamente se echa en falta en ciertas ocasiones (y sí que puedo hablar por propia experiencia en el caso de hospitalización de familiares mayores) y que se hace mucho más necesaria en el caso de que nuestro bebé indefenso sea el afectado. Ojalá esta investigación sirva para dar un empujoncito más a esos apoyos tan sencillos que afortunadamente sí toman en consideranción cada vez más profesionales.

Vía | Pediatrics En Bebés y más | Recién nacido de alto riesgo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos