Compartir
Publicidad

Se llevaron al recién nacido para un chequeo de rutina y se lo devolvieron operado: ¡nunca os separéis de vuestro bebé!

Se llevaron al recién nacido para un chequeo de rutina y se lo devolvieron operado: ¡nunca os separéis de vuestro bebé!
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo bueno de los hospitales es que en ellos trabajan profesionales capaces de hacer lo mejor por las personas enfermas y lo que haga falta por que tengamos todos la mejor salud posible. Lo peor, es que todos somos humanos y a veces se cometen errores involuntarios de mayor o menor importancia y gravedad.

Un error, y por eso cuando nacieron mis tres hijos nunca les dejamos solos, porque sin mala intención, puede suceder. Es lo que le pasó a Jennifer Melton, una mamá norteamericana de 31 años a la que le cogieron al bebé para hacerle un chequeo de rutina y se lo devolvieron operado, sin que le hiciera falta.

Al bebé le cortaron el frenillo sublingual

Según leemos en La Vanguardia, después de un rato le trajeron a Nate y una enfermera le explicó que la intervención había sido muy rápida y que todo había ido bien. Ella no entendía nada y su cara debía estarlo demostrando, porque la enfermera sintió que algo no iba bien y fue a buscar el historial del pequeño para comprobar si se había cometido algún fallo. Sola con su bebé, sorprendida y asustada, lo cogió para darse cuenta, al ver un poco de sangre en la boca del niño, que se le había hecho, por error, una operación que no necesitaba.

Empezó a llorar y sintió miedo, indefensión y terror, por haber permitido que a su bebé le hicieran algo que no necesitaba, sin saber qué. Minutos después recibió una llamada en su habitación del médico que le había realizado la cirugía, disculpándose por el error, mostrando su arrepentimiento y explicándole que el bebé apenas había llorado y que no se trataba de una intervención que fuera a afectar al desarrollo de su hijo de ningún modo.

Y así es, porque mis dos hijos mayores tienen hecha la misma intervención y es un cortecito en la lengua muy rápido que ayuda a liberarla para que puedan mamar mejor y no tengan problemas para hablar en el futuro. Ellos, claro, sí tenían un frenillo incapacitante. En el caso de Nate, no lo sé. Quiero creer que algo de frenillo tenía que tener y por eso el médico realizó la intervención. Quién sabe si no la hubiera necesitado más adelante.

Pero no es la cuestión. Se le hizo una frenectomía y no estaba indicada, que bien podría haber sido cualquier otra operación.

"Ve con él, no le dejes solo"

Esto me dijo mi mujer en cada uno de los partos, cuando decían aquello de "nos lo llevamos un momentito". En realidad no hacía falta que me lo dijera, claro que iba con ellos, y no solo por evitar que pasara nada extraño, que también, sino sobre todo por sentir que les estábamos acompañando, que no les dejábamos solos, que los niños, en realidad, son nuestros (que parece una obviedad pero no todo el mundo lo tiene tan claro).

Estamos tan acostumbrados a ceder nuestra salud, nuestras vidas, incluso nuestra dignidad, a otras personas, que parece que ya no nos importa que nos quiten lo que sea. Se cede el control de nuestro trabajo y nuestro dinero a los gobiernos, la posibilidad de controlarnos y explotarnos a los empresarios, se cede nuestro cuerpo y los embarazos a los profesionales médicos y cuando nace un bebé, se le cede también, como si mientras estuviéramos ahí el niño fuera nuestro, pero también de ellos (o más de ellos). Como si pudieran hacer lo que quisieran con ellos y no nos los dieran definitivamente hasta el día del alta.

Y luego pasa lo que pasa, que pensamos que eso es lo normal y lo correcto y cuando a nuestro hijo le tienen que hacer una prueba o un análisis de sangre, cosas sin importancia en que podríamos estar presentes, preguntamos si podemos entrar con ellos.

Y no es cuestión de poder, sino de deber. De los derechos de los niños en un hospital, que tienen el derecho de estar acompañados en todo momento por sus padres, siempre que su presencia no sea un obstáculo para poder salvaguardar la salud del niño o niña.

Nunca dejéis solos a vuestros hijos, ni aunque le vayan a hacer la intervención más breve o leve, por si acaso, y como digo, sobre todo, porque están en su derecho.

Foto | iStock
En Bebés y más | ¿Deberían estar los padres presentes cuando hacen pruebas a sus hijos?, Los derechos del niño hospitalizado‏, "A mi hijo lo baño yo, que para eso soy su madre"‏

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio