Niños con alergia al látex: síntomas, tratamientos y otras medidas de prevención que debes conocer

Niños con alergia al látex: síntomas, tratamientos y otras medidas de prevención que debes conocer
Sin comentarios

El látex (caucho o goma) procede de la savia de un árbol y se utiliza para fabricar un gran número de productos de uso cotidiano. Se calcula que hay más de 40.000 objetos diferentes que llevan látex en su composición.

Aunque por fortuna la alergia al látex no es una de las más frecuentes entre la población infantil general, se trata de una alergia que podría acarrear síntomas graves, por lo que es importante saber cómo identificarla, cuáles son sus medidas de prevención y qué alternativas al látex existen.

Síntomas de alergia al látex

alergia al látex

El látex es una sustancia que se obtiene del árbol del caucho y que una vez procesado se utiliza en la fabricación de múltiples objetos de uso cotidiano y sanitario. No se debe confundir el látex con el plástico.

Las personas con alergia al látex reaccionan ante ciertas proteínas que se encuentran presentes en este material, provocando una serie de síntomas que pueden ir desde leves, hasta graves o muy graves:

- Síntomas cutáneos tras el contacto directo con productos fabricados con látex: enrojecimiento de la piel, picor, habones, urticaria...

- Síntomas nasales, respiratorios y oculares, tras la inhalación del polvo de objetos que contienen látex: picor de nariz y ojos, rinoconjuntivitis, lagrimeo, enrojecimiento ocular, tos seca, sibilancias, asma...

- También pueden darse síntomas por contacto indirecto, cuando se toca o se ingiere algo que a su vez ha estado en contacto con el látex (por ejemplo, cuando se ingieren alimentos manipulados por una persona con guantes de látex).

En los casos más graves podría producirse una reacción anafiláctica que ponga en peligro la vida del paciente.

Los síntomas pueden aparecer de forma inmediata (entre 30-60 minutos después de haber estado en contacto o expuesto al látex), o de forma tardía tras un contacto mantenido y constante.

¿Por qué se produce la alergia al látex?

Como sucede con cualquier otra alergia, la alergia al látex se produce cuando el sistema inmunitario reconoce el látex como una sustancia peligrosa contra la que debe luchar activando determinados anticuerpos.

Los síntomas de alergia aparecen con el tiempo, tras varios contactos o exposiciones al látex.

En general, la alergia al látex no es una de las más frecuentes en la infancia. Sin embargo, se ha visto que los niños con enfermedades congénitas (cardiopatías, malformaciones digestivas, espina bífida...) que son sometidos desde muy pequeños a numerosas cirugías tienen más riesgo de desarrollar esta alergia. En este sentido, las estadísticas muestran que hasta el 68% de los niños con espina bífida son alérgicos al látex.

También existe una mayor predisposición a desarrollar esta alergia cuando el niño es atópico (alérgico o con predisposición a serlo) o presenta alergia a ciertos alimentos (lo explicaremos en el siguiente punto).

Diagnóstico y tratamiento de la alergia al látex

alergia al látex

Ante la sospecha de alergia al látex, el médico realizará las pruebas pertinentes para confirmar el diagnóstico, como el estudio de la historia clínica, pruebas cutáneas (prick-test) y análisis de sangre para determinan el nivel de anticuerpos IgE frente al látex.

Una vez confirmada la alergia al látex el tratamiento dependerá de la gravedad de los síntomas. En este sentido, podría ser necesario recetar antihistamínicos para paliar los efectos de los síntomas en caso de que se produzca una reacción, o en casos más graves recurrir a la adrenalina autoinyectable.

Según leemos en este artículo de Quirón Salud, desde hace unos años se comercializa en España una vacuna frente a esta alergia que se suministra de forma sublingual. Pero su uso no está generalizado y solo se aplica en casos muy especiales y bajo estricta vigilancia médica.

Alergia al látex y alergia cruzada con algunas frutas: ¿por qué se produce?

alergia

Las personas alérgicas al látex presentan a menudo reacciones alérgicas cruzadas con algunas frutas y verduras debido a la presencia de alérgenos comunes. A esta condición se le denomina síndrome de látex-frutas.

Aunque no sucede en todos los casos, si tu hijo es alérgico al látex debes saber qué alimentos tienen  mayor riesgo de ocasionarle una alergia cruzada:

- Un tercio de las personas con alergia al látex tiene también alergia a estos alimentos: Kiwi, aguacate, plátano y castaña.

- Entre un 5-10% de los alérgicos al látex también tienen alergia a las frutas rosáceas (melocotón, albaricoque, cereza, manzana), a la patata y al tomate.

Y aunque no es un alimento, es recomendable evitar el contacto con la savia de los Ficus, una planta ornamental usada con frecuencia en las casas, pues también hay riesgo de alergia cruzada.

¿Qué objetos llevan látex en su composición?

En este documento de AEPNAA (Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex) puedes consultar todos los objetos susceptibles de llevar látex en su composición.

Como sucede con cualquier otra alergia, es fundamental evitar el contacto con el látex. Así pues, debemos saber qué objetos son susceptibles de contenerlo.

Algunos de los más utilizados por los niños son:

  • Globos (podemos sustituirlo por globos metálicos)
  • Pelotas, balones y juguetes de caucho (podemos sustituirlo por juguetes de plástico, de madera...)
  • Artículos de puericultura como chupetes, tetinas, pezoneras o incluso pañales desechables (en su lugar podemos utilizar tetinas de silicona)
  • Alfombras antideslizantes para la bañera y otros tipos de alfombras habitualmente utilizadas en casa.
  • Artículos de piscina como gafas de natación, manguitos, flotadores, colchonetas hinchables, escarpines o calcetines acuáticos...
  • Los mangos o empuñaduras de ciertos artículos como patinetes, bicicletas, raquetas de tenis, cepillos de dientes...
  • Artículos de botiquín como tiritas, esparadrapo, vendas elásticas, jeringuillas con émbolo de goma, cuentagotas, medicamentos con tapón de goma...
  • Material escolar como gomas de borrar, pegamentos y colas, pegatinas...

Igualmente, mucho material médico se fabrica con látex (guantes, brazaletes para tomar la tensión, estetoscopios, jeringuillas, gomas de ortodoncia...). Por ello, la persona que padece esta alergia debe notificarlo de inmediato antes de ser tratado por un médico y/o sometido a cualquier intervención quirúrgica.

Desde AEPNAA inciden en la importancia de observar el etiquetado de cualquier producto que adquiramos, pues la presencia de látex podría estar indicada bajo el nombre químico de "cis-1,4 poliisopreno".

"A mi hijo le han diagnosticado alergia al látex": ¿qué hacer?

Si a tu hijo acaban de diagnosticarle alergia al látex es muy importante que te informes correctamente sobre esta alergia y preguntes todas tus dudas al médico. Las asociaciones de pacientes alérgicos también son de gran ayuda en estos casos, pues brindan información muy útil a las familias que comienzan a adentrarse en este camino.

En su web En Familia, la Asociación Española de Pediatría aconseja llevar alguna medalla o pulsera donde se identifique la alergia de tu peque, además de informar al entorno cercano (familiares, amigos, colegio, campamentos de verano...) y avisar al personal responsable antes de iniciar cualquier actividad (por ejemplo, viajar en avión).

En caso de reacciones alérgicas que requieran medicación de rescate, esta debe ir siempre en el bolso o mochila del adulto responsable que acompañe al niño, y saber cómo debe utilizarse.

Temas
Inicio