Compartir
Publicidad

Las regurgitaciones del bebé remiten con el tiempo

Las regurgitaciones del bebé remiten con el tiempo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Al poco tiempo de nacer era evidente que mi bebé regurgitaba a menudo. Las primeras ocasiones en que un bebé "devuelve" suelen asustar a los padres que se enfrentan por primera vez ante este hecho, sin duda más aparatoso que preocupante. Las expulsiones de leche suelen desaparecer antes de los 12 meses, conforme el sistema digestivo del bebé va madurando.

Puede haber causas diversas para que un bebé regurgite, como un movimiento o zarandeo tras la comida o el exceso de alimento ingerido, y todo ello debido a la inmadurez de la válvula que regula el paso de los alimentos del esófago al estómago. Pero no nos deben preocupar si no se modifica el estado general del bebé ni su curva de peso se ve alterada negativamente.

Entonces se trata de tener paciencia y notaremos cómo con el paso de las semanas estas incómodas regurgitaciones van remitiendo. En el caso de mi bebé, he notado una disminución a partir de los 3 meses y medio y aunque todavía devuelve a menudo, se nota que el proceso de maduración del aparato digestivo avanza.

Lo normal es que entre los 6-9 meses, cuando el bebé empieza a comer sólidos y ya se sienta, las regurgitaciones desaparezcan. Pero incluso hasta los 18 meses puede darse el caso, ya que el ritmo de maduración del esfínter esofágico inferior puede ser diferente en cada niño.

Eso sí, recordemos que si estamos antre vómitos violentos, el bebé sufre o no aumenta de peso como debería, hemos de acudir al pediatra, pues ya no hablamos de simples regurgitaciones.

Un bebé que regurgita no sufre con las expulsiones de leche. Es muy frecuente que incluso se encuentren mejor y sonrían después de devolver, pues lo que tenían eran gases y estos incómodos compañeros salen al eructar. Por otro lado, si la curva de peso comprobamos que es la adecuada semana a semana, al bebé no le falta alimento a pesar de estas bocanadas.

De cualquier forma, existe una serie de recomendaciones para que la frecuencia de las regurgitaciones disminuya, y en todo caso también lavaremos con menos frecuencia la ropa recién puesta (del bebé y nuestra), fundas, cojines o sábanas. Las gasas de algodón, unas grandes aliadas para estas fuentecillas.

Más información | Pediatraldia En Bebés y más | Causas de la regurgitación En Bebés y más | Mi bebé regurgita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos