Compartir
Publicidad
Publicidad

Incubadoras del futuro

Incubadoras del futuro
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos hablado hace un tiempo sobre cómo funciona una incubadora y cuáles son los cuidados que proporcionan a los bebés nacidos antes de término para que permanezcan seguros y aislados de todo tipo de gérmenes.

La utilidad de estas máquinas es que los bebés se encuentren en un medio lo más parecido posible al útero materno, aunque con sólo ver esos fríos aparatos podemos darnos cuenta que poco tienen que ver con el calentito vientre de la madre.

Sin embargo, hay científicos talentosos como un grupo de estudiantes de la Universidad de Salamanca que buscan continuamente acercar esa diferencia.

Han presentado el mes pasado en Oviedo un proyecto muy interesante que ha sido premiado por el Ministerio de Sanidad.

Es una sofisticada incubadora concebida para que los bebés prematuros se desarrollen en las mejores condiciones sin las secuelas psicológicas que pueden originar las largas estancias en incubadoras tradicionales.

Ha sido diseñada para resultar casi idéntica al útero materno y, entre otras cosas, para liberar a los bebés de la luz estresante y los pitidos de las salas hospitalarias.

Consiste en una bolsa de neopreno con líquido amniótico que proporciona un sistema gravitatorio en cuyo interior el bebé puede permanecer en la posición de hiperflexión y queda aislado de los ruidos externos.

Sin embargo, desde ese ambiente en condiciones totalmente asépticas, el bebé puede escuchar a través de un reproductor la voz de su madre, la respiración y los mismos sonidos que percibía antes de nacer.

La posición de la incubadora no sería siempre la misma. Estaría en movimiento durante el día y en reposo durante la noche, muy similar al movimiento que tendría si estuviese dentro del vientre e la madre.

Asimismo, la madre podría acariciar la bolsa de neopreno y el bebé percibiría las caricias tan beneficiosas para el desarrollo de su sistema nervioso.

Permite además que el bebé se alimente desde su propio cordón umbilical que estaría conectado a una placenta artificial, con un funcionamiento similar a las máquinas de diálisis, realizando la limpieza de las toxinas de la sangre y facilitando la función pulmonar y la nutrición.

De momento es sólo un proyecto, pero si bien no hay nada comparable al vientre materno, de llegar a ser una realidad algún día estas incubadoras del futuro podrían ayudar mejorar sustancialmente el tratamiento de los bebés prematuros.

Vía | lne.es | Web del bebé En Bebés y más | Cómo funciona una incubadora

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos