Compartir
Publicidad
Publicidad

Consejos de alimentación para los padres

Consejos de alimentación para los padres
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Somos lo que comemos. La alimentación es la variable más importante en la salud y el crecimiento, los ladrillos con los que construimos nuestro edificio. Los nutrientes de calidad son imprescindibles para un correcto desarrollo físico e intelectual. Esto suele ser una de nuestras principales preocupaciones. Por ese motivo voy a recopilar algunos consejos de alimentación para los padres.

De esta preocupación se nutren las empresas alimentarias, que crean productos funcionales industriales, presentándolos como una apetecible solución a las necesidades alimentarias. Se añaden vitaminas que completan el aporte nutricional deficiente. Se añanden fibras, porque la dieta escasea en ellas. Se añaden ácidos omega 3 y otras grasas indispensables para el funcionamiento del cerebro. Se añaden bacterias que supuestamente protegen el sistema inmunitario.

La realidad es que consumimos un exceso de lácteos, de productos industriales y de grasas hidrogenadas verdaderamente no saludables. Añadir a estos alimentos nutrientes necesarios no es la mejor solución. Mejorar las pautas alimentarias presentando alimentos naturales no procesados garantiza una dieta saludable y completa a la que no hay que añadir nada. La Naturaleza nos brinda lo que necesitamos nosotros y los niños.

No hace falta añadir vitaminas a nada, la fruta y la verdura las tienen de sobra. No hace falta añadir fibra si se prescinde el exceso de lácteos y bolleria refinada en favor de frutas, verduras y alimentos integrales. No hace falta añadir grasas cuando pescados y vegetales las tienen disponibles. Y por supuesto la bacterias que protegen el sistema inmunitario no pueden competir con una alimentación natural y equilibrada.

La información que recibimos los padres sobre alimentación infantil procede muchs veces de los mismos productores. Y nos llega completamente mediatizada por la publicidad, el marketing y los medios de comunicación. Nos confunden desde que son bebés presentando necesidades como la leche de continuación o la leche enriquecida de crecimiento como la mejor manera de proporcionar lácteos al niño y nos invitan a comprar papillas de cereales cargadas de azucar e industriales. La leche materna y los cereales naturales son baratos, disponibles y sanos. En vez de papillas a partir de los seis meses los niños pueden tomar cereales como sémola de maiz, arroz o tapioca, que son muy fáciles de hacer y muy sanos.

A partir de ahí comienza un bombardeo a los padres con productos "mejorados" nutricionalmente pensados expresamente para los niños. Lo que viene después, cuando los pequeños crecen, es un verdadero acoso publicitario con alimentos de bollería industrial y dulces que no les hacen ningún bien.

Pero aparte de todas estas ofertas, existen alimentos que, aunque nadie los anuncie, proporcionan todas las vitaminas, minerales, grasas de buena calidad, proteínas e hidratos que los niños necesitan. Cada estación además nos brinda productos de temporada especialmente sabrosos y cargados de naturaleza y salud. Veremos, en un próximo tema, lo que el otoño nos regala.

En Bebés y más | Errores más frecuentes en la alimentación infantil / Recomendaciones para una alimentación saludable en los pequeños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos