Cinco reglas de oro para prevenir el ahogamiento en niños

Cinco reglas de oro para prevenir el ahogamiento en niños
Sin comentarios

Llega el verano, los baños en la piscina y en el mar, y una de las principales preocupaciones de los padres, como es normal, es el riesgo de ahogamiento.

De acuerdo con el último Informe Nacional de Ahogamiento (INA), en 2022 fallecieron por este motivo 37 niños con edades comprendidas entre los 0 y los 17 años. El mayor porcentaje de accidentes se da entre los 11 y los 17 años, seguido del de 0 a 3 años.

Los pediatras de Atención Primaria piden extremar las precauciones y utilizar sistemas de seguridad en playas y piscinas para evitar ahogamientos. En estas cinco reglas de oro están las claves para proteger a niños y adolescentes de sufrir ahogamientos.

Aprender a nadar lo antes posible

aprender-nadar

La Academia Americana de Pediatría (AAP) en sus recomendaciones sobre prevención de ahogamientos infantiles, incluye, entre otras medidas, que siempre que sea posible, los niños comiencen a tomar clases de natación a partir de su primer año de vida, con el objetivo de rebajar la tasa de ahogamientos ocasionados por accidentes.

Esto les ayudará a adquirir destreza dentro del agua, e idealmente aprender técnicas de rescate acuático. Sin embargo, recuerdan que incluso las mejores lecciones de natación no eximen a los padres y cuidadores de tomar las medidas de seguridad oportunas cuando se encuentren cerca de entornos acuáticos.

Usar siempre un sistema de seguridad

Los sistemas de seguridad son necesarios especialmente entre los niños que están empezando a nadar.

El mejor sistema de seguridad es, sin duda, el chaleco, siempre y cuando cumpla con los estándares de calidad”, afirma el doctor Pedro Gorrotxategi, vicepresidente de AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria). A pesar de utilizar accesorios de seguridad es importante que las familias sepan que, estando en el agua, los niños y niñas pequeños tienen que estar al alcance del brazo de un adulto.

Nabaiji - Chaleco natación espuma azul-rojo 15-30 Kg

Nabaiji - Chaleco natación espuma azul-rojo 15-30 Kg

Hay que tener en cuenta que los manguitos, flotadores hinchables pueden pincharse o deshincharse sin que nos demos cuenta, por lo que lo más seguro son los manguitos y chalecos flotadores no hinchables que no puedan quitar solos.

Vigilados en todo momento por un adulto

piscinas

La medida de seguridad más efectiva es no quitarles los ojos de encima. Para prevenir ahogamientos en la piscina y en la playa, los niños siempre deben estar vigilados por un adulto, y no por otro niño. No podemos depositar semejante responsabilidad en un hermano mayor.

Cuando estemos con los niños en la piscina o en el mar, debemos tener una actitud de vigilancia, sin distracciones como el móvil que nos pueda hacer bajar la guardia. Los ahogamientos son muy rápidos.

Piscinas cercadas

Las piscinas deben tener un cercado completo y con cerraduras en las puertas de acceso. Deben tener colocada una valla por los cuatro lados que cumpla la normativa y medidas de seguridad establecidas.

Los niños siempre deben estar dentro acompañados de un adulto que los vigile. Y mejor que haya un socorrista.

También cuidar a los adolescentes

Como hemos visto en los datos del año 2022, la adolescencia es la edad en la que se produjeron más ahogamientos, por encima de los niños más pequeños. Y es que saber nadar no es suficiente para prevenirlos.

Los chicos y chicas se confían, y ese exceso de confianza les hace correr riesgos innecesarios. Los pediatras aconsejan que los adolescentes lleven chalecos salvavidas homologados cuando se encuentran en espacios de agua abiertos (como el mar, por ejemplo), y aprendan maniobras de CRP.

También debemos vigilar a los niños mayores cuando juegan en la piscina para evitar accidentes como tirarse encima de otra persona cuando se zambullen o saltan del bordillo.

Temas
Inicio