Compartir
Publicidad
Publicidad

"Ojo Peque al Agua", la campaña de prevención de ahogamientos infantiles y la regla del 10/20

"Ojo Peque al Agua", la campaña de prevención de ahogamientos infantiles y la regla del 10/20
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En las últimas horas, dos menores de diez y dos años han fallecido ahogados en piscinas en Barcelona y Madrid, cifras que nos recuerdan que los ahogamientos son la segunda causa de muerte infantil en nuestro país.

Por ello, la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, las empresas de socorrismo acuático Emergencias7000 y el grupo Segur Baby se han unido en la campaña #OjoPequeAlAgua, con la que pretenden concienciar a todos y evitar que más niños mueran ahogados.

La importancia de la regla del 10/20

La campaña #ojoPequeAlAgua pretende concienciar a todos del riesgo que supone perder de vista a los menores en el agua, aunque sean tan sólo unos segundos. Por ello, nos ofrecen un decálogo de seguridad infantil tanto en piscinas como en playas, de los cuales extraemos los siguientes puntos:

  • Tanto en la piscina como en la playa, la vigilancia al menor debe ser continua: los niños siempre tienen que estar acompañados de un adulto responsable y, a ser posible, establecer turnos de vigilancia para que en ningún momento la supervisión decaiga.

Es importante también recordar que los socorristas están para ayudarnos pero, como indican en el decálogo de Emergencias 7000, éstos no son niñeras y la supervisión del adulto que acompañe al niño es fundamental.

Y si en algún momento se pierde de vista al niño, en el primer lugar donde hay que mirar es en el agua
  • Aplicar la regla del 10/20 que consiste en mirar cada 10 segundos al agua y, en caso de emergencia, poder socorrer al menor en menos de 20 segundos.
Esto hace que debamos situarnos siempre cerca del agua y olvidarnos de teléfonos móviles o cualquier otro objeto de distracción que nos impida poder cumplir esta norma
  • Evaluar riesgos: En caso de que estemos en una piscina, debemos detectar si el niño podría llegar solo al agua en un descuido nuestro y en caso afirmativo, poner medidas para evitar que esto suceda.

Si estamos en la playa hay que respetar siempre las indicaciones de cartelería, banderas o socorristas y no meternos en el agua si no está recomendado.

  • Incorporar medidas de protección para evitar accidentes, incluyendo el uso de vallas protectoras para cercar las piscinas particulares en época no estival.

Según los tips de seguridad que nos ofrece la Asociación Española de Seguridad Infantil, una valla de piscina debe cumplir con la norma AFNOR 90-306, altura de 122 cm, no escalable ni lesiva al contacto.

  • Enseñar a los niños a nadar lo antes posible, como medida de prevención, aunque nunca debemos confiarnos ya que un golpe o una caída puede desencadenar un ahogamiento.

  • Tener siempre a mano dispositivos de rescate por si ocurriera algún accidente

  • Cuando nuestro hijo haya dejado de utilizar los juguetes, sacarlos del agua o alejarlos del bordillo y los alrededores de la piscina para que no atraigan la atención de otros niños que puedan caer al agua en un intento de cogerlos.

  • Ya lo hemos comentado en varias ocasiones, pero conviene recalcar de nuevo que flotadores y manguitos no son medidas de seguridad adecuadas para los niños. Tampoco el uso de colchonetas en el mar ya que dan sensación de falsa seguridad.

  • En caso de urgencia, tanto adultos como niños deberían conocer qué hacer y llamar de inmediato al 112

Cifras alarmantes en verano… y durante todo el año

niño-nadando

Aunque es la época estival la que se nos viene a la mente cuando escuchamos estas trágicas noticias, no debemos olvidar que los ahogamientos se suceden durante todo el año. Piscinas, ríos, playas, e incluso bañeras son potenciales peligros para los niños.

En lo que va de año en nuestro país, 16 menores han perdido la vida ahogados, cifra alarmante que sitúa los ahogamientos en la segunda causa de mortalidad infantil en España y la tercera a nivel mundial, según la OMS

Pero las cifras no quedan ahí y conviene tomar buena nota de ellas:

  • Un bebé puede ahogarse en apenas 10 cm de agua; lo suficiente para que su nariz y boquita queden cubiertas. Por tanto, las piscinas hinchables no son inofensivas.

  • Los menores de cinco años son el colectivo más vulnerable porque no son conscientes del peligro.

  • Un niño que no sabe nadar se ahoga en apenas tres minutos, y lo hace de forma silenciosa, de manera que la supervisión constante es clave.

  • Más del 50% de los fallecimientos infantiles suceden por ahogamientos en piscinas privadas, de ahí la importancia de estar atentos no sólo en verano, sino también extremar la seguridad con medidas preventivas durante el resto del año.

  • En los últimos cinco años, más de 100 niños han fallecido ahogados

Una campaña de concienciación

Con la campaña #ojoPequeAlAgua, las entidades colaboradoras pretender concienciarnos a todos de este grave problema y pedir colaboración para que ningún niño más vuelva a morir ahogado en piscinas o playas, o quedar con graves secuelas tras un ahogamiento.

Por ello, piden difusión para que cualquiera -desde entidades públicas hasta privadas, familias, asociaciones o comunidades educativas- pueda compartir la información y los decálogos de actuaciónen en sus redes sociales bajo el hashtag #ojoPequeAlAgua.

ojo-peque-al-agua
Inundemos las redes de ojos, símbolo de esta campaña, y ¡este verano pongamos los nuestros siempre encima de quienes más queremos!
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos