Publicidad

¿Se comerá Kim Kardashian la placenta tras dar a luz?

¿Se comerá Kim Kardashian la placenta tras dar a luz?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Después de enterarnos de que Kim Kardashian podría llegar a gastarse un millón de dólares en los preparativos para su parto nos llega ahora la noticia de que esta empresaria, modelo y actriz está pensando en comerse la placenta después de dar a luz.

Protagonista del reality show "Keeping Up With the Kardashians", en el último capítulo explicó que el bebé que pronto nacerá es una niña y que ha hablado con su médico en referencia a la placentofagia, respondiéndole éste que se trata de una práctica que tiene múltiples beneficios.

Kardashian ha oído que comer la placenta ayuda a rejuvenecer la piel y parece que eso le motiva a hacerlo, pese a que no es una práctica que esté muy extendida.

Según se dice, comerse la placenta es un acto que hacen la mayoría de los mamíferos después de parir a sus crías. La placenta contiene prostaglandinas, que ayudan al útero a involucionar, disminuyendo el riesgo de hemorragia. Además, contiene pequeñas cantidades de oxitocina, que ayuda a relajar un poco a la madre tras el parto y que contraen el útero y los músculos de alrededor de la areola mamaria para sacar calostro.

Además, la placenta contiene una molécula llamada "Placental Opioid-Enhancing Factor" que potencia el efecto de los opioides que produce la propia madre para reducir el dolor y que favorece de manera natural la disminución de dolor tras dar a luz. Lo de rejuvenecer la piel no queda tan claro y de hecho no tiene demasiado sentido, pues no creo que la naturaleza haya pensado que lo mejor que le puede pasar a una madre tras dar a luz y comerse la placenta es que su piel esté más joven. Quizás lo diga por los tratamientos de cremas hechas con placenta de animales que se hacen algunas famosas con la intención de eliminar las arrugas.

La duda es si lo hará finalmente, si Kim Kardashian se comerá finalmente la placenta como parece que hizo January Jones, que la convirtió en comprimidos que se fue tomando con el paso del tiempo como fuente de vitaminas y energía, o como hizo Tom Cruise, que se comió la placenta de su hija Suri Cruise.

Yo me confieso un poco reticente a esta práctica, no porque no tenga sentido o no haga efecto, sino más bien por una cuestión de "tíaaa, ¿te vas a comer la placenta?" (sí, vaya argumento...). Como los efectos tampoco están demasiado demostrados, no sé si acaba de tener sentido en la actualidad hacerlo.

La involución uterina se produce naturalmente tras el parto y poner al niño al pecho hace que la misma secreción de oxitocina ayude a ello. La placenta contiene oxitocina también, pero como digo, el acto de mamar ya hace que la madre segregue oxitocina y que el calostro se empiece a segregar. Dicen también que puede ayudar a prevenir la depresión post parto, pero sigo viendo más importante que haya una rápida conexión entre el bebé y la madre, sin que se les separe.

A todo esto, queda poco para que Kim vaya a dar a luz, ¿se la comerá finalmente?

Vía | ABC En Bebés y más | Placentofagia, ¿una beneficiosa práctica?, Kit para convertir la placenta de tu bebé en cápsulas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios