Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Se hereda la forma de parir?

¿Se hereda la forma de parir?
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas mujeres, especialmente las primerizas, se preguntan si el tipo de parto que han tenido sus madres y abuelas influirá en su propio parto. Intentaremos responder a una pregunta que seguramente os habréis hecho alguna vez: ¿se hereda la forma de parir?

Si su madre ha tenido un parto fácil, ¿la hija también está destinada a dar a luz de esa forma?. ¿Y si ha tenido un parto difícil, también está predestinada la hija a tenerlo? Si la abuela ha dado a luz de forma rápida, ¿las futuras generaciones heredarán esa característica? ¿Y la cesárea? ¿Son las hijas de mujeres que han tenido una cesárea más propensas a este tipo de parto?

Son dudas que probablemente os hayan pasado por la cabeza en algún momento, pero ese intento por encontrar una pista que les ayude a predecir cómo será su parto parece no tener ningún tipo de fundamento científico.

La mayoría de los factores que influyen en cómo será el parto de una mujer no están relacionados con la herencia genética, sino a otro tipo de condicionantes como el entorno, la posición y el tamaño del bebé, el estilo de vida y la fisiología de cada persona, incluso la preparación psicológica.

Se suele creer que la forma de dar a luz de las mujeres de la familia puede influir en el propio parto, pero el único condicionante que puede asociarse a la herencia está relacionado con la complexión de la madre, especialmente con las características de la pelvis. No obstante, tener una pelvis estrecha no es obligatoriamente sinónimo de parto difícil o más lento.

La evolución de un parto depende de otros factores independientes de la herencia, como el tamaño del bebé y la posición en la que esté ubicado en el canal de parto. Que el feto esté en una posición más o menos idónea, así como su tamaño son circunstancias que pueden ralentizar o el proceso del parto o hacer que un parto fácil se convierta en uno más complicado.

Aunque se ha creído que los niños y niñas nacidos de nalgas tenían más del doble de riesgo de que sus hijos nacieran de la misma forma, no se puede afirmar que la posición del feto en el útero materno se herede de madres a hijas.

Si casualmente ambas presentan la misma posición fetal, el proceso de parto puede transcurrir de diferente forma en uno y otro caso. Tampoco el tamaño del feto está influido únicamente por la genética, sino que son muchos los factores que determinan el tamaño del bebé, desde la genética paterna hasta la alimentación y los hábitos de vida de la madre.

La edad y el estado físico de la madre, así como las intervenciones que se produzcan, el ambiente de parto y la fisiología hormonal de la mujer, entre otras muchas cosas, influyen en la forma de dar a luz. Incluso, una mujer que haya tenido más de un hijo puede haber tenido partos muy diferentes.

Por tanto, las quinielas basadas en los partos de tu madre o de tu abuela para intentar predecir cómo será tu propio parto no tienen ninguna fiabilidad.

En vuestro caso, ¿ha habido alguna similitud entre los partos de las mujeres de la familia y el vuestro?

Vía | Consumer Eroski
Foto | katinalynn en Flickr
En Bebés y más | ¿Mujeres pequeñas, partos complicados?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos