Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Matrona o ginecólogo?

¿Matrona o ginecólogo?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas empezamos a analizar la Guía de Práctica clínica sobre la Atención al Parto Normal al hablar de cómo puede influir la relación entre los profesionales y las mujeres en el proceso del parto.

Hoy seguimos con dicho análisis centrándonos en un tema que considero interesante, pese a que las mujeres que acuden a un centro hospitalario para parir tienen poco poder de decisión en él: ¿matrona o ginecólogo?

Dicha pregunta sólo puede hacerse cuando el parto es considerado de bajo riesgo (la mayoría si el curso del embarazo ha sido normal), ya que en ese caso se presupone que no debe haber dificultades en el parto y en ese caso la mujer puede ser atendida por matronas, por obstetras o por los dos al mismo tiempo.

Digamos que la elección a la hora de atender los partos de bajo riesgo es más una cuestión de protocolos hospitalarios y de decisiones a la hora de gestionar las unidades de maternidad que algo que puedan llegar a pensar o solicitar las madres.

Pero, ¿no es mejor que te atienda un ginecólogo?

Mucha gente piensa que lo ideal es que te atienda siempre la persona que en teoría más sabe, ya que en caso de problemas tendrá más capacidad de respuesta y, lo lógico es pensar que con esta persona todo vaya mejor.

Sin embargo se ha observado que cuando un parto de bajo riesgo es atendido por una matrona los resultados son diferentes, hasta el punto que se recomienda que sean las matronas quienes asistan este tipo de partos.

Cuáles son los resultados de los estudios

En el año 2008 se llevó a cabo una revisión Cochrane de 11 estudios. La suma de todos ellos dio una muestra total de 12.276 mujeres que fueron atendidas de diferentes maneras, según los modelos comentados anteriormente (matrona, obstetra o un modelo combinado con la atención de ambos).

Los resultados vinieron a confirmar lo que hemos dicho hace un momento, que las mujeres que eran atendidas por matronas exclusivamente utilizaban menos la epidural, sufrían menos episiotomías y sus partos eran menos instrumentalizados. La mujer tenía también más posibilidades de ser atendida por un profesional (la matrona) que ya había conocido con anterioridad, ayudando esto a vivir el parto en un clima de mayor confianza y con la sensación de tener un mayor control. Además se observó que había más partos vaginales espontáneos (menos inducciones) y que la lactancia materna se instauraba antes que en el resto de madres.

En cuanto al número de cesáreas, pese a que en otras publicaciones se ha observado que suele haber menos cesáreas cuando quien atiende el parto es una matrona, no se observaron diferencias entre los diferentes modelos de atención.

Con respecto a la morbilidad y mortalidad, hay publicaciones que sugieren una tendencia hacia tasas mayores de mortalidad perinatal y neonatal en este modelo de atención. En esta revisión en cambio los datos son similares en todos los grupos.

Conclusiones

Una mujer que va a parir a un hospital no puede decidir quién debe atenderle, por lo que no puede responder a la pregunta "¿matrona o ginecólogo", sino simplemente cruzar los dedos y pedir a las alturas que, sea quien sea, le traten bien y sobretodo que su bebé nazca sano.

Haciendo caso a los estudios y a la experiencia de las madres lo más recomendable es que los partos sean atendidos por matronas, ya que la satisfacción de las madres es mayor y las complicaciones son menores.

Esta recomendación desaparece en el momento en que un parto se considera de riesgo, instante en el que se hace necesaria (y útil) la atención de los obstetras.

Muchos hospitales ya están adoptando esta filosofía de trabajo y para muestra un botón: en el nacimiento de mi segundo hijo, Aran, y pese a que nació prematuro (parto de riesgo), la atención en el momento del parto fue dada por matronas. El parto fue vaginal después de cesárea y no se realizó episiotomía. En el momento en que el bebé asomó la cabeza había ya una pediatra esperando, precisamente, por su prematuridad pero, como digo, no hubo ningún obstetra presente.

Más información | Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal Foto | Miguelb en Flickr En Bebés y más | ¿Quién querrías que te acompañara en el parto?, Guerra de competencias en el Hospital de Málaga, Publicada la nueva guía de práctica clínica sobre la atención al parto normal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos