Compartir
Publicidad
Publicidad

El parto nunca se olvida

El parto nunca se olvida
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El parto es uno de los acontecimientos más emocionantes, para mí el más, que vive una madre. Los recuerdos de ese día nos quedan grabados a fuego. El trabajo de parto, el nacimiento, ver la carita del bebé por primera vez, las visitas. Para bien o para mal, el parto nunca se olvida.

Si ha habido algo negativo, nuestra memoria selectiva borra de nuestra mente el dolor, la decepción o el sufrimiento para quedarse con lo positivo, el nacimiento de nuestro bebé.

Sin embargo, independientemente de que nos quedemos con lo bueno y de que no tiene nada que ver el parto que hayamos tenido con cuánto queremos a nuestros hijos, a muchas mujeres les queda la sensación de que el parto podría haber sido mejor.

Precisamente porque es un momento muy especial en la vida de una mujer (y de su pareja, por supuesto) es un recuerdo que permanece muy dentro nuestro.

Para que el parto sea agradable y lo recordemos como un momento feliz en todas sus facetas es importante que la mujer se sienta confiada, a gusto y respetada.

Hay tres premisas que no pueden faltar para que el parto sea un acontecimiento memorable.

  • La correcta elección del centro: infórmate sobre los protocolos que se llevan a cabo en el centro donde nacerá tu bebé así te asegurarás de que el parto se atiende según la forma que hayas elegido para dar a luz.
  • Estar informada: la información es la clave para tener un buen parto. La diferencia entre lo que creemos del parto y lo que es realmente un parto es la información. Algunas mujeres tienen ideas poco realistas acerca del parto, por eso es fundamental estar informada sobre qué sucede en el parto y cómo se quiere vivir.
  • Actitud positiva: cuando la mujer está relajada y confía en sí misma y en el personal que atiende el parto, está gran parte del camino recorrido. Sentir que controla la situación y que se respetan sus necesidades es primordial para que la mujer se sienta a gusto y el parto se desarrolle de forma favorable.

Como sabéis, cada parto es un mundo y cada mujer lo vive de una forma diferente, pero lo que está claro es que el parto nunca se olvida.

Para mí, mis partos han sido sin duda los tres acontecimientos más felices de mi vida. Nunca olvidaré las caritas de mis hijas al nacer, su cuerpito caliente contra el mío y la felicidad inmensa que sentí en esos momentos. Y tú, ¿cómo recuerdas tu parto?

Foto | Julie, Dave & Family (Flickr)
En Bebés y más | Lo que creemos del parto y lo que realmente es, Afrontar el parto informados, con realismo y expectativas abiertas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos