Compartir
Publicidad
Publicidad

Vacaciones en Solórzano para niños con enfermedades renales: una oportunidad para divertirse y aprender compartiendo experiencias

Vacaciones en Solórzano para niños con enfermedades renales: una oportunidad para divertirse y aprender compartiendo experiencias
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Del 23 al 30 de junio un grupo de niños (cuya media de edad son 13 años) con enfermedades renales participaran en unas vacaciones organizadas por la Federación Nacional ALCER. Estas forman parte del proyecto CRECE. Van todos a disfrutar de la belleza de Solórzano (‘la Trasmiera’ / Cantabria). Y van también a descubrir que en compañía de otros que están en su misma situación pueden aprender muchísimo sobre sí mismos y también sobre ‘cómo cuidarse’

Los niños que acuden a estas vacaciones se encuentran todos en una situación similar, pero en distintas etapas. Lo que se busca permitiendo esta convivencia, es que aquellos que todavía no han sido trasplantados vean cómo puede ser su futuro y que los que ya han pasado por la operación, hagan de “profesores” del resto.

‘Avanti’ El programa estrella de Carlos Sobera esta temporada en televisión, ha sido la fórmula elegida para entre otras, hacer una jornada de enseñanza sobre las principales cuestiones que los niños tanto trasplantados como pendientes del trasplante deben saber sobre su estilo de vida. Serán unos días divertidos y educativos para todos en los que los niños crecerán porque se sentirán más seguros al vivir situaciones nuevas y los padres que les dejaran marchar (con una mezcla de inseguridad y esperanza) también crecerán porque cuando acaben las vacaciones, sus niños serán un poco más autónomos como personas y respecto a su enfermedad.

El trasplante no es para toda la vida, pero sí a día de hoy la mejor de las soluciones. Más para quienes tienen todavía muchos años de vida por delante. Son niños que vivirán las revoluciones que la medicina ofrecerá en los próximos 80 años. Pero en la actualidad, todos estos jóvenes aprenderan a esperar su momento y después a convivir con un trasplante que no les durará toda su vida. Y la mejor forma de aprender es que sean los propios niños quienes se enseñen entre ellos lo que se debe y no debe hacer para tener la mejor calidad de vida posible

Todo se basa en el apoyo de unos a otros. En una ocasión anterior una madre, comentó a los técnicos de ALCER si podrían ayudar a su hijo a pincharse él sólo la hormona, pues le daba mucho miedo hacerlo en casa sólo. Al ver al resto de los compañeros cómo se pinchaban ellos solos y tras ser instruido por los enfermeros sobre cómo hacerlo, cuando terminó el campamento este chico se pinchaba él sólo.

Seguro que los técnicos y monitores de ALCER cuentan con innumerables historias de superación y solidaridad ocurridas en el transcurso de las vacaciones anuales: niños recién trasplantados que llaman por teléfono para expresar que desearían estar con el resto, o pequeños que ¡por fin! pueden bañarse en la piscina después de varios años, son algunos de los ejemplos.

Y ¿los padres?, ellos son evidentemente pieza clave, porque depositan en manos de ALCER el cuidado de lo más valioso que tienen en sus vidas, sus hijos. Unos lo hacen desde la tranquilidad de haber comprobado otros años lo positivo de la experiencia. Otros desde la incertidumbre de la novedad, pero apoyados por el testimonio de otros padres que son la mejor garantía de que pueden estar tranquilos mientras sus hijos disfrutan de unas vacaciones

Os he comentado que los organizadores han organizado una fórmula inspirada en ‘Avanti’, y es que mediante el juego, aprenderán unos con otros en equipo los principios sanitarios más importantes que deben tener en cuenta en sus vidas. Esta actividad se desarrollará el miércoles 27 a las 18,00h.

Hemos hablado de los niños, de los padres, pero me gustaría detenerme en el equipo que atiende a los chavales, está formado por ocho enfermeros, dos psicólogos, cinco monitores, un educador social y cuatro técnicos. Ellos guiarán y supervisaran 20 horas de visitas culturales y lúdicas, 14 de actividades nocturnas y nueve de talleres educativos, además de ocuparse de que cada niño con sus características particulares, se encuentre integrado y feliz.

Desde aquí enviamos felicitaciones a ALCER por la iniciativa y nuestros mejores deseos a los niños para que lo pasen muy bien, y aprendan muchísimo.

Imagen | ALCER Fuente | ALCER En Peques y Más | El protagonismo de los adolescentes con cáncer en la sala que Fundación Aladina ha creado en el Hospital del Niño Jesús

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos