Compartir
Publicidad

Un gran problema para los alérgicos españoles es que no se especifique el origen de la lactosa utilizada en alimentos y medicamentos

Un gran problema para los alérgicos españoles es que no se especifique el origen de la lactosa utilizada en alimentos y medicamentos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando somos o tenemos en la familia alguien que padece alergia o intolerancia a los alimentos resulta complicado porque necesitan mantener lejos de su dieta la sustancia que su cuerpo no tolera. En el caso de la lactosa hay que tener especial cuidado ya que productos de todo tipo como panes, embutidos, aperitivos como unas simples patatas fritas y medicamentos pueden contener este disacárido.

Los que lo padecemos, sabemos que no es lo mismo ser intolerante a un alimento que alérgico. Las alergias están mediadas por antígenos, suelen ser alergias a proteínas, y su presentación es brusca. La reacción puede ser grave, pudiendo aparecer hinchazón y dificultad para respirar y llevar incluso a la asfixia. En cambio, en las intolerancias la respuesta es más lenta y los síntomas más vagos, dolor abdominal, digestiones lentas, diarreas. El problema es que estos casos no se ven en las pruebas de alergia, según afirman expertos nutricionistas.

Lo que trae de cabeza a las personas alérgicas o intolerantes es que la lactosa, por sus propiedades bioquímicas, se utiliza como emulgente, estabilizante y conservante en muchos alimentos. El problema lo tienen los alérgicos a las proteínas de la leche ya que la lactosa es difícil de aislar de la proteína de la leche, por lo que muchas de estas personas cuando toman algo que no tiene leche pero sí lactosa pueden desarrollar una reacción alérgica, ya que ese producto contiene trazas de la proteína.

La principal dificultad se presenta cuando hacemos la compra en el supermercado o nos recetan un medicamento. Se supone que desde el cambio de legislación que obliga a los fabricantes a incluir en sus etiquetas cualquier ingrediente alérgeno esto se cumple, pero no es así, en muchas ocasiones ni el propio fabricante sabe aclarar si lleva o no lleva lactosa o leche el producto por el que preguntamos por lo que quedan en llamarte de nuevo porque tienen que consultarlo en el laboratorio con lo que te suelen llamar, si lo hacen, un día después, que puede ser demasiado tarde. Nunca se debería tomar en caso de duda.

Esto sucede también si se sale a comer fuera de casa, los camareros desconocen si lleva o no determinados alérgicos cuando se les pregunta, y tampoco tienen porque saberlo, aunque también lo desconoce el cocinero y es que es complicado saber lo que lleva o no lactosa que se suele usar para casi todo.

Junto con la concienciación de los fabricantes, hay Asociaciones como ADILAC que ha creado un logo que ofrece a las empresas para advertir que su producto esta libre de lactosa.

Desde aquí, rogamos a fabricantes de productos alimenticios y por supuesto de medicamentos que especifiquen con mucho cuidado y detalle si en sus productos hay alérgenos, ya que deben ser conscientes que la ingesta de alguno de ellos puede provocar una anafilaxia en los casos más graves y llevar a la persona afectada a un hospital.

Imagen | Phyllis Buchanan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos