Compartir
Publicidad

The Croods o cómo empezó en la prehistoria la sobreprotección de los padres

The Croods o cómo empezó en la prehistoria la sobreprotección de los padres
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que con la excusa de que a las películas de animación tienen que ir los padres con los hijos y viendo que estas obras cada vez son más visitadas por las familias, por la calidad que tienen y porque son muy divertidas, se están animando a analizar cómo se realiza la educación de los adolescentes. Y es que en The Croods, se ha entrado completamente en cuestionar la educación mostrando a los padres como sobreprotectores y demasiado pendientes de los peques en su vida diaria ahogándoles, asifixiándoles y dejándoles perder oportunidades.

Así que quizá sea el momento de replantearse, en la educación de los niños, si tenemos que dejar de ser tan sobreprotectores y delineantes de su futuro y dejar que la naturaleza siga su curso. Eso sí, desarrollando capacidades y habilidades en los peques que les permita adaptarse y, como se puede ver en la película, sobrevivir.

Y es que la película es un guión o manual de ayuda, para sobrevivir en el caos. Por ejemplo, la caza, después de ver cómo los trogloditas cazan, digamos a la fuerza y sin apenas rendimiento (el pobre padre sacrificándose por la tribu), aprenden a obtener una recompensa extraordinaria aplicando técnicas teatrales, herramientas (palos, piedras y lianas) y mucha lógica.

La figura catalizadora del cambio es un joven que ¡perdió a sus padres cuando era un niño! y ha aprendido a sobrevivir sin protección. Así que ahora intenta transformar a la familia a base de recetas como el uso del fuego, salir de las cuevas, amaestrar mascotas y una cosa tan bonita como ¡seguir al sol!

Y la película se te pasa volando mientras las imágenes se suceden trepidantes, con unos dibujos excelentes ¿cuánto más van a ser capaces de mejorar la técnica?, unos personajes bien definidos para que todos nos podamos reflejar, ¡hasta la abuela! aparece en la película, y unos escenarios fascinantes plenos de frondosa vegetación, agua transparente y montañas afiladas.

La película está dirigida por Chris Sanders que también lo fue de Cómo entrenar a tu dragón. Me imagino que se lo tiene que pasar estupendamente bien porque ya es un experto en películas animadas para niños y ha pasado por Disney y Dreamworks (donde ha realizado sus dos últimos trabajos). Así que es una de las referencias y garantía de éxito en la animación infantil.

A los niños les encantará la película porque hay de todo: aventuras, mascotas, paisajes fascinantes, explosiones, saltos y lanzamientos. Aunque no, no hay música ni baile. Sí hay un momento final, después de los títulos de crédito, y que puedes ver si decides aguantar con los peques hasta las últimas letras. Los títulos de crédito siempre acaban con la música y los agradecimientos y la tecnología utilizada en la película. En este caso la de HP (Hewlett-Packard) que consigue unos resultados impresionantes. Nosotros la vimos en dos dimensiones y la gozamos una barbaridad.

En Blog de cine | 'Los Croods: una aventura prehistórica', cómo entrenar a tu cavernícola

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos