Publicidad

Si tu hijo sangra por la nariz no te asustes: las hemorragias son fáciles de controlar

Si tu hijo sangra por la nariz no te asustes: las hemorragias son fáciles de controlar
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las hemorragias nasales (o epistaxis) suelen ser inocuas, aunque es normal que nos asustemos un poco la primera vez que vemos a nuestro hijo sangrar por la nariz. Por otra parte también son fáciles de controlar, así que en principio no estamos ante una situación alarmante.

En el interior de la nariz hay muchos pequeños vasos sanguíneos, por eso golpes e irritaciones pueden ocasionar el sangrado, al ser lesionados. Por esto último los resfriados pueden ser la causa al irritar la mucosa interna; aunque una nariz muy reseca también puede ser propensa a sangrar.

Es raro que la causa sean enfermedades como la alteración de la coagulación de la sangre o tensión arterial acumulada. Aunque en algunas ocasiones (como nos cuentan en En Familia) pueda estar relacionado con el uso de medicación de medicación por vía nasal (como descongestionantes). Estas hemorragias suelen ocurrir en la zona frontal del tabique nasal, ya que en el tejido que separa las dos cavidades nasales hay muchos vasos sanguíneos frágiles que se lesionan con facilidad. Y también suele pasar únicamente en una fosa nasal.

¿Pueden prevenirse?

Si la causa de la epistaxis fuera un ambiente cálido y seco, podría ser útil un humidificador, sobre todo en el dormitorio del niño (hay niños que sangran de noche, incluso mientras duermen).

Hay médicos que recomiendan lavar las fosas nasales con agua salina, esto sirve para ayudar a limpiar la nariz por dentro, y también para humidificar.

Al sonarse la nariz, se debe hacer con suavidad, y utilizando un pañuelo. Nada de forzar la nariz al sonarse, y también sería útil que los niños no se hurguen la nariz para no irritarla más; esto a veces es difícil porque algunos tienden a sacarse los mocos con los dedos, pero podemos ir recordándoles que es más conveniente usar pañuelos.

Hay deportes que pueden propiciar golpes en la cara, como el rugby, hockey o el kárate, y especialmente en las competiciones se debería valorar la conveniencia de protectores que mantengan a salvo la nariz

Después de un sangrado, la nariz está más sensible, y es cuando más se debe tener cuidado de no tocarla mucha, y evitar golpes durante unos días.

Aprende a cortar la hemorragia

En esta entrevista sobre Primeros Auxilios, Julia y Eva (enfermeras), nos explicaban brevemente cómo hacerlo.

Pero recordemos que la maniobra más sencilla y eficaz es presionar ambos lados de la nariz haciendo ‘pinza’ con índice y pulgar - en la zona blanda debajo del hueso o tabique -; y que la cabeza del niño no debe echarse para atrás: es preferible ensuciar el suelo o la ropa antes que dejar que se traguen la sangre.

La compresión debería mantenerse hasta que ceda el sangrado, y eso ocurrirá entre cinco y 30 minutos después de empezar a apretar. No es necesario taponar con algodón, pero si lo hacéis, no os lo olvidéis dentro.

En caso de que repitamos la operación dos veces seguidas y no pare de sangrar, deberíamos llevarlo al médico. Si esto ocurre, explicaremos cómo ha sucedido, y también las medidas que hemos tomado, incluyendo taponar con algodón, si es el caso.

En ocasiones (raras) el médico deberá cauterizar la zona sangrante, o utilizar alguna pomada específica

Lo que es importante es que no se rasquen o se suenen inmediatamente después de haber tratado una hemorragia.

¿Cuándo debes pedir ayuda al médico?

En cualquier momento en el que necesites información, o no te sientas seguro respecto al sangrado en la nariz de tu hijo, y sobre todo:

  • La hemorragia no se ha detenido tras 30 minutos.

  • Ocurre después de una lesión en la cabeza.

  • Si la nariz puede estar rota (se sospecha si aparece deforme tras un golpe o lesión).

  • Si ocurren de forma repetitiva, o con mucha frecuencia, y no están relacionadas con un resfriado o irritación menor.

Recordaros por último, que una epistaxis no tiene por qué ser preocupante, y aunque veáis mucha sangre, eso es sólo debido a que hay muchos vasos sanguíneos dentro de la nariz. En estas situaciones, vosotros debéis mantener la calma para no alarmar a los niños.

Imagen | oddharmonic Más información | En Familia, Medline Plus En Peques y Más | Cómo prevenir y tratar las hemorragias nasales en los niños

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios