Compartir
Publicidad
Publicidad

Si dudas entre darle al niño fruta o zumo natural, escoge siempre la primera opción

Si dudas entre darle al niño fruta o zumo natural, escoge siempre la primera opción
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me gusta este artículo de Jesús Garrido en Mi Pediatra Online, y me gusta porque da una visión muy clara sobre el aporte de azúcares y fibra cuando los niños toman fruta natural, comparándolo con el zumo natural de frutas (y no digamos ya los envasados, que pueden estar faltando a la verdad con los mensajes del envase).

Por aquí ya hemos dicho que la mejor bebida en cualquier situación, es el agua (incluso cuando practican deporte, si es de forma recreativa). Porque el zumo natural, “es una versión muy pobre de la fruta”, no es que sea malo, pero no contiene fibra, y los niveles de azúcar se incrementan por encima de cómo lo hacen cuando el peque come una pieza de fruta, así que la opción más saludable será la fruta en una mano y si (se tiene sed) un vaso de agua en la otra.

Parece ser que en la actualidad no nos tenemos que obsesionar tanto por las vitaminas, porque las carencias provocadas por un déficit de estas son menos frecuentes y graves, comparándolas con la problemática de la obesidad infantil. Y es esta creencia errónea la que nos lleva a consumir zumos de cualquier tipo

El proceso de absorción de nutrientes al comer fruta es el siguiente: la fibra enlentece la absorción de azúcar, así que los niveles de esta última aún son adecuados como para eliminar el hambre, y sin embargo no hay azúcar que sobre para después almacenarse en forma de grasa.

Obviamente si tuviéramos que escoger entre bebida azucarada, zumo envasado y zumo natural, elegiríamos en primer lugar este último, pero yo creo que es más fácil siempre disponer de agua ¿no?

Los zumos envasados y las mezclas (envasadas) de zumo con otras cosas - por ejemplo con leche - pueden llevar azúcar añadido, e incluso cuando no la etiqueta explica que no lo llevan, es posible que lleven extractos de otras frutas (piña o uva por ejemplo) ricos en azúcar natural, o sea que de todas formas se trata de una bebida enriquecida con azúcar.

En resumen: la fibra de la verdura y la fruta suponen una forma saludable de consumir los hidratos de carbono en los que se descomponen: estos son el segundo nutriente esencial de dichos alimentos (el otro son las vitaminas). Sin embargo los jugos naturales eliminan la fibra, y con ella la posibilidad de tomar un alimento más completo.

Imagen | U.S. Department of Agriculture Vía | Mi pediatra online En Peques y Más | ¿Qué niño se resistiría a una de estas formas de presentar las frutas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos