Compartir
Publicidad
Publicidad

Seis maneras placenteras de acabar el día con los niños

Seis maneras placenteras de acabar el día con los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que incluso ahora en verano todos seguís ocupadísimos, quizás se salven los que ya estén de vacaciones, pero la rutina es casi idéntica para los papás que deben seguir trabajando. Madrugones, prisas, cursos de natación para los peques por la tarde, compromisos, compras de última hora porque se no queda pan y el peque necesita rotuladores.

Y ¿cuándo nos ocupamos de nosotros mismos?, ¿cuándo prestamos atención a los peques? la llegada de las últimas horas del día es una buena oportunidad para hacerlo, y con la seguridad de que el día alarga un poco más y disponemos de más tiempo. Vale que cuando nuestros hijos tienen vacaciones pasamos más sueño porque se acuestan más tarde, y además no se puede hacer la siesta en el sofá mientras un niño le salta a uno sobre las costillas en lugar de ver la película que le pusimos, pero merece la pena inventar ocasiones especiales. Así que a partir de las siete de la tarde podéis relajaros para conseguir disfrutar cada minuto junto a ellos, y además de ducharos juntos, cenar en familia y dejar que os cuenten cómo es la máscara que les hizo el abuelo, podéis dedicaros a:

  1. Salir a la terraza para ver la puesta de sol, la salida de la luna y las primeras estrellas en el firmamento. Mirar el cielo es una actividad muy placentera e inusual porque habitualmente no nos paramos a observarlo, ver las caras de los niños admirando los astros es muy bonito.

  2. Probad a daros besos con la nariz, y a haceros caricias en brazos y espalda con los dedos de manos y pies. Los masajes cariñosos ayudan a dormir.

3.’Dime por qué me quieres'. Está claro que los queremos por lo que son y lo que representan, hagan lo que hagan. Pero hay veces en las que nos gusta oír de boca de los que queremos ‘lo que más me gusta de ti es’, es una actividad que acerca a las personas, y es divertido saber cómo nos ven los peques. Podemos sentarnos alrededor de la mesa o en el suelo, cuanto más cerca mejor.

  1. ¿Te apetece un baño relajante con masaje cremoso?, nada mejor tras un largo día caluroso que tomar un baño con agua templada, nos ayudará a dormir mejor. Y tras él podemos embadurnar de crema (sin extender) la barriguita de los niños para que después se dibujen caras o formas con el dedo. ¿Qué tal si dejáis que os unten a vosotros también con loción hidratante?

  2. Llevad a los niños a la habitación media hora de acostarles, así os dará tiempo de leer un cuento escogido por cada uno de los niños, y además uno que os guste a vosotros para ellos. Y entre lectura y lectura no olvidéis una buena sesión de cosquillas.

  3. ¿Vivís cerca de la montaña y no os da pereza salir tras el anochecer?, entonces recargad las pilas de las linternas y salid a dar una vuelta cerca de la casa, con muchísima (pero muchísima) suerte veréis alguna luciérnaga. Pero seguro que podéis divisar algún murciélago en busca de mosquitos, y como mínimo sentiréis el fresco de las últimas horas del día, estas experiencias no son frecuentes para los niños, así que les encantará.

Si os gusta alguna, no dudéis en ponerla en práctica, cada día debería acabar de forma especial para los niños. Y cuando les llevéis a la cama decidles lo mucho que les amáis para que duerman soñando con vuestro cariño. ¿Qué planes tenéis hoy para hacer con los peques antes de acostaros?

Imagen | OakleyOriginals en Flickr En Peques y Más | Juegos imaginativos para divertirnos en casa junto a los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos