Publicidad

Se han celebrado las II Jornadas de ajedrez, sociedad, educación y psicopatología en Navacerrada

Se han celebrado las II Jornadas de ajedrez, sociedad, educación y psicopatología en Navacerrada
Sin comentarios

He asistido a las II Jornadas de Ajedrez, sociedad, educación y psicopatología en Navacerrada para comprobar el estado del arte de este gran deporte en España y conocer el futuro. Y es que ya están empezando importantes iniciativas en muchas Comunidades Autónomas lideradas por personas que comprenden y apuestan por las oportunidades que ofrece el ajedrez respecto a, y no es la única, mejorar la comprensión lectora y matemática de los niños desde la infancia.

La jornada estuvo liderada por el Dr. Hilario Blasco que ha consolidado las jornadas que empezaron en el año 2012 y apostó por seguir creciendo y ampliando la iniciativa en años sucesivos. En las jornadas se habló de TDAH, de usos terapéruticos del ajedrez, de cómo influye practicarlo en los niños con Síndrome de Asperger y especialmente, y es donde quiero poner el foco, cómo se vive el ajedrez en las aulas. La conferencia iba destinada a médicos, psiquiatras, psicólogos, profesores y en general a todos los aficionados al ajedrez.

Entre los ponentes que quiero destacar, además de Leontxo García, que aprovechó para recordar la próxima convocatoria de Buitrago, estuvieron Mario Orta del Club de ajedrez de Collado-Villalba, Agustín Prieto, del Colegio Antonio Robinet en Cantabria y Elena Cámara, Inspectora de Educación en Cantabria.

Mario Orta, destacó que el ajedrez es disciplina, concentración y autocontrol y las fue explicando contextualizadas con una partida de ajedrez. Así la disciplina es la necesaria para enfrentarse al tablero, al jugador rival, conocer las piezas y empezar a mover. La concentración es la que que tiene que desarrollar el jugador cuando es consciente de que no sabe qué más hacer una vez que ha aprendido la técnica básica. Si un jugador quiere ganar (o saber perder) tiene que aprender a concentrarse, aprender a conocerse y examinar al rival. Y con el autocontrol es posible llegar al final de la partida sin prisa, sin anticiparse, sin cometer errores y respetando al rival. Y con estos elementos tan básicos (!) creo que Mario, al menos a mi me lo transmitió así, explicó que es posible conseguir que los niños se desarrollen, aprendan, tengan criterio para enfrentarse a retos futuros, desarrollen habilidades para conocer sus limitaciones y aprendan a resolverlas. Su conferencia me encantó porque más que de ajedrez estaba hablando de lo que supone para un niño enfrentarse a la vida adulta. Y con el aprendizaje del ajedrez, al menos, tendría herramientas de sobra para hacerlo.

Agustín Prieto trabaja en el Colegio Antonio Robinet en Cantabria, es profesor de ajedrez extraescolar desde hace muchos años y explicó cómo el ajedrez ayuda a los alumnos y en especial indicó el caso de un estudiante diagnosticado con TDAH al que el juego le permite mantener un orden y una disciplina que no tiene en otras clases.

Y la charla más interesante, por lo que tiene de futuro y de apuesta educativa, fue la de Elena Cámara, Inspectora de Educación en Cantabria, que empezó diciendo que la culpa de todo la tiene Leontxo García porque él le enseñó las posibilidades que tenía el ajedrez como herramienta de aprendizaje. Elena explicó que de los 385.000 alumnos de la Comunidad cántabra, 867 alumnos tienen trastorno de conducta, 600 están diagnosticados con TDAH y muchas más cifras. Y es que, aunque ella indicaba que eran porcentajes muy bajos, poniéndolos en contexto podría significar tener un instituto o un centro de infantil y primaria lleno de alumnos con este tipo de diagnósticos. Así que su trabajo ha sido realizar una convocatoria voluntaria, que se acaba de cerrar, para desarrollar planes de inclusión del ajedrez en los colegios. Al final se han recibido 24 propuestas y el reto es que el curso 2013-2013 empiece el proyecto del que dijo que esperaba que fuera un éxito, y en el que tendrán que apostar por trabajar en la formación de profesores, en disponer de herramientas de divulgación del proyecto y especialmente en realizar un seguimiento de los resultados.

Y para finalizar Leontxo García, periodista, divulgador, jugador y estudioso del ajedrez, indicó que el ajedrez en las aulas parece que va a quedarse y que es muy probable que se incluya el ajedrez en la programación de la LOMCE, también llamada Ley Wert. El reto es conseguir que se apruebe por consenso la propuesta entre todos los partidos políticos en el Congreso.

Felicitamos al Ayuntamiento de Navacerrada por la iniciativa y les deseamos muchos ánimos para que haya más convocatorias. Los ponentes estuvieron magníficos y demostraron que con pasión, trabajo y esfuerzo se pueden conseguir grandes logros incluyendo el ajedrez dentro de programas educativos. Se hizo mucho énfasis, especialmente Leontxo, en que el ajedrez debe plantearse a estas edades como una herramienta para el aprendizaje y nunca como un modelo para crear campeones. Por eso, el proverbio hindú que utiliza Leontxo para cerrar la charla es muy significativo: "el ajedrez es un mar donde un mosquito bebe y un elefante se baña".

Más información | Ayuntamiento de Navacerrada Más información | Leontxo García lo cuenta en: No es un día cualquiera de Pepa Fernández En Peques y Más | Ajedrez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio