Compartir
Publicidad

¿Qué piensas de los centros de belleza infantiles que centran la atención en el aspecto físico de las niñas?

¿Qué piensas de los centros de belleza infantiles que centran la atención en el aspecto físico de las niñas?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El juego es uno de los principales motores de aprendizaje de roles de género en la infancia, esto podría haberlo dicho yo, pero en esta ocasión ha sido la autora de una investigación para la Universitat de València, llamada Sara Vierna Fernández, la que ha pronunciado la frase.

“Neo - princesas de tocador” es el nombre de un estudio que plantea la estrecha relación existente entre el juego de roles y la asunción de la identidad de género. En los ‘centros de belleza infantil’ se recrean rituales de belleza, con el físico como centro de los juegos y las ideas que se transmiten a las niñas. Está claro que no se puede señalar como única causa, pero junto con otros factores, la centralización de los intereses en el aspecto exterior de las chicas, puede estar subordinando e universo femenino al masculino.

Según la autora del estudio, este tipo de ocio promociona una sexualización del juego, y la recreación de un mundo ‘principesco’ lleno de glamour, lujo y belleza, que - aún no porque son pequeñas - pero de perpetuarse años más tarde, podría empujar a algunas de estas niñas a intentar ajustarse a un modelo imposible e inhumano. Este modelo llevado al extremo, puede provocar trastornos de la conducta alimentaria y otras psicopatologías.

Además de que estamos hablando de un modelo femenino dotado de características como la pasividad y los cuidados de belleza; mientras que la sociedad empuja a los niños varones a tener poder, ser agresivos, desarrollar juegos de acción…

En concreto, Sara Vierna, ha centrado su trabajo en la empresa de ocio infantil Princelandia, que ofrece a niñas de cuatro a 12 años, sesiones de lujo y glamour con tratamientos estéticos y de maquillaje, de forma que se sientan ‘princesas por un día’.

Yo entiendo que las niñas no sólo incluyen en sus juegos el simbolismo de las relaciones entre géneros, sino la imitación a los adultos. Pero si se juega desde la libertad, un día se pintarán los labios, otro jugaran a hacer cabañas en igualdad de condiciones con los niños, otro más cuidarán bebés, y aún habrá tiempo para jugar al balón o al escondite.

Por último, teniendo en cuenta que se están observando situaciones de control y dependencia entre parejas de adolescentes, yo me cuidaría mucho de hacer creer a mi hija que su universo debe pasar por crear un aspecto físico determinado para ser aceptada. Además, como ya sabéis, me aburren mucho las princesas rosa, y creo que las niñas necesitan que se les potencien sus posibilidades reales, a partir de un papel central en sus propias vidas.

El aspecto exterior es importante en su justa medida, partiendo de los cuidados básicos y la higiene; pero nadie debería verse obligado a someter su exterior a las imposiciones.

Imagen | Maxpipi Vía | Universitat de Valencia En Peques y Más | La hipersexualización de la infancia puede convertir a las niñas en objetos sexuales, Apple ha retirado un juego infantil basado en hacer operaciones quirúrgicas para que la protagonista sea más delgada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio