Publicidad

Que no sea un tema tabú: hablemos sobre los depredadores sexuales en Internet

Que no sea un tema tabú: hablemos sobre los depredadores sexuales en Internet
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya comentábamos hace unos días, con motivo de nuestra entrevista a Vicki Bernadet, que el 80 por ciento de los abusos sexuales a niños son cometidos por conocidos de la víctima, quienes tienen fácil acceso a ella. De hecho se suelen cometer en lugares que frecuentan o incluso en su propia casa.

El médico psiquiatra Rolando Pomalima es director de la sección dedicada a los menores en el Instituto de Salud Mental "Honorio Delgado - Hideyo Noguchi" (Lima / Perú), ha señalado que una de cada cinco niñas, y aproximadamente uno de cada diez niños (según estudios de diversos países se trata de entre el 10 y el 15 %), son agredidos sexualmente antes de cumplir los dieciséis. Afirma este especialista que en casi el 90 % de los casos el pederasta es varón, y que uno de cada cuatro abusadores infantiles son adolescentes.

Nos queda claro pues que debido a la cercanía de los abusadores, debemos saber hacer una prevención global con los niños, y no situar nuestra mirada sólo en las noticias sobre redes de pornografía infantil, o sobre pedófilos que se relacionan con menores a través de Internet. Pero tampoco podemos olvidar que las redes sociales se pueden convertir en escenarios ideales para que un adulto (o adolescente grande) con malas intenciones, capte la atención de niños, y empiecen a establecer lazos emocionales con ellos. Creo que ante estos son hechos, vale la pena que obremos con la información en la mano, sabiendo por una parte guiar a nuestros hijos hacia un consumo de Internet saludable, y por otra quitándonos miedos irracionales que nos lleven al extremo de prohibir que nuestros hijos utilicen Internet como medio de comunicación, socialización, aprendizaje y diversión.

En Peques y Más, hablamos con cierta frecuencia sobre el grooming, así que más o menos todos sabréis que engloba acciones de tipo sexual dirigidas a menores por parte (generalmente) de un adulto. Pero hemos pensado que quizás podríamos compartir información sobre "la forma en que los acosadores" llegan a sus víctimas.

Cuanto más se conoce a la víctima, más herramientas para ganar su confianza

De características similares en unos u otros países, las tretas y artimañas para ganarse la confianza de un niño o adolescentes son casi infinitas. En primer lugar, el groomer recaba toda la información posible sobre su (sus) víctima (s), esta información suele estar visible en los perfiles si no se configuran las opciones de privacidad (o si se configuran pero se acepta a un groomer como "amigo"). Dedicando un poco de tiempo, se llega a conocer las opiniones, imagen física, gustos, etc. acerca de cualquier persona. Una vez dado el primer paso, y con el objetivo de obtener información secundaria (pero muy útil), empiezan los primeros contactos con la víctima, y para ello el groomer siempre es simpático y amable con sus contactos.

Los detalles sobre la vida del niño contactado, estrechan el cerco, y cuanto más sabe el groomer, más fácil le resulta acercarse, una vez ganada la confianza, se atreven a ofrecer premios o regalos con el fin de conseguir imágenes comprometedoras para el menor. Tras el primer triunfo comienza el chantaje, la extorsión, a las víctimas se les pide que bailen o enseñen el sujetador delante de la web cam; el control llega a ser tal que en ocasiones los acosadores logran que los menores se masturben o mantengan relaciones con otros niños, aumentando así el material visual que se acumula.

A pesar de una situación que llega a ser asfixiante, y de la que parece difícil escapar, el silencio no es una buena salida, y creer que uno lo puede resolver solo es todavía peor (porque aumenta la frustración), ya que un menor no tiene capacidad para resolver problemas graves, y tampoco la experiencia para afrontarlos. En alguna ocasión, el grooming ha acabado con el suicidio del niño o adolescente, y aunque sé que son contados los casos, a mí me basta que un menor se haya quitado la vida por este motivo, como motivo para divulgar la información necesaria que lleve a la prevención o abordaje del problema.

"El silencio perpetua el daño" como se puede leer en este artículo; y una vez metidos en esta espiral, ni la víctima ni sus familiares deben mantener ningún tipo de contacto con el agresor. A tal efecto se deben bloquear los contactos que correspondan al groomer y desactivar la cuenta o cuentas del niño. Antes, por supuesto es conveniente guardar pruebas almacenando el historial de conversaciones.

Adolescente Internet

Aclara el doctor Pomalina que "el modus operandi en este medio es la creación de distintos perfiles, con nombres falsos incluyendo una fotografía, y simulando tener la misma edad de sus potenciales víctimas. La accesibilidad a las cuentas públicas de redes sociales permite que los pedófilos consigan mayor información de su posible víctima, los inviten hacerse amigo y empiecen a intercambiar mensajes, recibir propuestas y llegar a encuentros personales. A su vez, los niños suelen competir entre sí para ver quién tiene la mayor cantidad de contactos posibles, por eso es fundamental tener acceso a la cuenta y conocer sus amigos".

Creo que es importante que los padres tengan acceso a la cuenta de los niños, al menos mientras estos son pequeños, recordemos que se pueden encontrar peques de siete, nueve u once años con sus propios perfiles en alguna de las Redes Sociales

Y en cuanto a los groomers, consideremos que no es posible establecer un perfil definido, excepto que el 90 por ciento son hombres, pueden ser adolescentes, ancianos o personas de mediana edad, tampoco hay homogeneidad en sus estudios o profesión.

Pero si hay algo que les caracteriza a todos es que suelen estar presentes en varias redes sociales, también tienen sus propios foros dónde hablar de víctimas, darse consejos o compartir estrategias. Esto parece sacado de una película de terror pero es cierto, y aunque fantaseemos con que nuestros hijos tienen pocas probabilidades de convertirse en víctimas, nos cuesta poco trabajo conversar con ellos acerca de cómo conseguir una navegación segura, o ayudarles con la configuración de la privacidad de las cuentas.

Siempre teniendo claro que nos podemos encaminar hacia un Internet más seguro con la participación de todos, se trata en definitiva de realizar un consumo sano y responsable de las plataformas que nos proporciona la red, poniendo por delante nuestra privacidad y el respeto por los demás.

Imágenes | Lars Plougmann, Intel Free Press Vía | INSM Lima, ABC En Peques y Más | Es peligroso no educar a los menores y no preocuparnos por lo que hacen o les hacen en Internet. Pere Cervantes y Oliver Tauste

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir