Publicidad

Por una sociedad que sepa integrar a las adolescentes embarazadas

Por una sociedad que sepa integrar a las adolescentes embarazadas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Estar embarazada no es ninguna vergüenza, ni tampoco una enfermedad, sino un estado mediante el cual se gesta un bebé. Ahora bien, cuando las madres son adolescentes pueden encontrar dificultades a la hora de compatibilizar sus estudios con la maternidad, y no pocos comentarios despectivos. Sin embargo seguro que también se topan con muchas personas comprensivas, y con el apoyo de familia y amigos.

Estos días el parlamento regional de Murcia aprobó una moción para incluir a las embarazadas y madres menores de edad en los casos previstos para recibir educación a distancia, de modo que se les evitara la ‘vergüenza’ de acudir a las clases. Parece que aunque se ha aprobado la parte resolutiva de la moción, y no la exposición de motivos (en la que aparece la tan manida palabra ‘vergüenza’), el asunto continúa siendo polémico. Personalmente ni estoy de acuerdo en que las críticas se centren en dicha expresión, ni lo estoy tampoco en que se incluya un embarazo adolescente como justificación para la educación a distancia.

Imagino que en sociedades más tradicionales - y dejando de lado la edad en la que se tienen los hijos, más temprana - a las mujeres que están embarazadas, se las integra en las relaciones sociales, y el embarazo en ningún caso supone un impedimento para participar en la comunidad dónde se reside.

En este sentido, vería bien la propuesta de educación a distancia en los embarazos que realmente son de riesgo y se debe guardar reposo, de hecho en mujeres adultas también existe la posibilidad de obtener una baja laboral (puede que más difícil desde la última Reforma Laboral). Las situaciones de tensión emocional, no deberían motivar un alejamiento de las alumnas, no estoy subestimando las emociones de chicas muy jóvenes que deben afrontar el impacto de la noticia de su embarazo en sus compañeros de clase e Instituto; pero creo que se debe apostar por trabajar la comprensión y la empatía entre los alumnos, y que los profesores sepan gestionar estas situaciones en las aulas (ya lo hacen con el ‘bullying’, y perdonad el ejemplo que nada tiene que ver).

Entiendo que en todo caso será una opción la de acogerse a la educación a distancia, y como opción se valorará en cada caso, es decir lo valorará la chica que es la que más parte tiene. Por eso el entorno educativo también debe ser facilitador de la integración de chicas embarazadas, de hecho las mujeres embarazadas son mujeres, es decir una parte de la sociedad (y teniendo en cuenta que están gestando vidas, una parte muy importante).

Estar embarazada no debería dar vergüenza (tampoco si se es muy joven)

Y tengamos claro que cuando una estudiante anuncia que está embarazada, y ello suscita críticas, es mejor que exista un posicionamiento claro por parte de los integrantes de la comunidad educativa, y a ser posible por buena parte de los padres de los otros alumnos, para evitar la segregación.

En mi opinión es más natural tener hijos antes de los 30 años (por lo menos el primero), por muchas razones, así que ver a una chica con 17, 18 o 19 años embarazada no me hace pensar ‘¡qué vergüenza!’, ni me hace sentir pena, sino que me produce alegría (por que los niños son alegría). Ahora bien, desde el punto de vista de los riesgos y del desarrollo de la menor, será mucho más complicado un embarazo a los 13 que uno a los 16 o 17 años, está claro.

Por eso, según las cifras sobre embarazos adolescentes, se podría hablar de embarazos tempranos o de problema

Después de estas reflexiones, lo que de verdad se echa en falta es que ponga el punto de mira en la educación sexual. Y en la educación sexual de forma más completa, que parece que estamos anclados en las charlas a los Institutos, y el énfasis en los métodos anticonceptivos, faltando la atención a las dudas que de verdad les surgen a las chicas y los chicos en esas edades. Una educación sexual no sólo orientada a la prevención, sino a reforzar la capacidad de decisión de las personas en una relación.

Imagen | M Sundstrom Vía | 20 minutos En Peques y Más | La formación como la mejor opción para prevenir embarazos no deseados, Aumenta el número de niñas menores de 15 años que son madres en México

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir