Compartir
Publicidad

Piscinas con niños: beneficios y consejos de seguridad para disfrutar del verano en ellas

Piscinas con niños: beneficios y consejos de seguridad para disfrutar del verano en ellas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega el verano y los días de piscina y playa con los niños. En estos lugares la seguridad de los niños es lo más importante. La natación es un deporte muy completo para adultos y niños, entre los beneficios que tiene para los peques, podemos destacar que incrementa el apetito, relaja, mejora el equilibrio, la coordinación, la circulación sanguínea y sobre todo es una forma divertida para que los niños practiquen ejercicio físico.

La protección de la piel es otro factor que no debemos descuidar. Antes de salir de casa o al llegar a la piscina o playa, debemos darles el protector solar con el factor adecuado para que la piel del niño no sufra quemaduras y después del baño conviene ducharles con agua corriente y darles una buena cantidad de crema hidratante por todo el cuerpo.

En cuanto a la seguridad de los niños en la playa y la piscina es lo más importante, algunos consejos que nos pueden ayudar son los siguientes: cuando el niño no sabe nadar debemos hacer que lleve un sistema de flotación como los manguitos, la burbuja o el flotador. Como medida de higiene, los niños deben pasar por la ducha antes y después de meterse en la piscina. Para evitar gastroenteritis o infecciones no deben beber agua de la piscina.

También debemos inculcar en los peques qué conductas son peligrosas en una piscina, como tirarse cerca del bordillo o de manera poco sensata. La mayor responsabilidad, la tenemos los padres y bajo ningún concepto debemos perder de vista a los pequeños, a cierta edad ya se les puede dejar solos, pero siempre controlándolos a distancia. En piscinas comunitarias hay que saber dónde se encuentra el socorrista por si hay alguna emergencia.

Aunque parezca una exageración lo que acabamos de contaros, debéis recordar, que el ahogamiento es el más grave de los accidentes que pueden ocurrir en el agua, pero también hay otros como caídas, cortes de digestión, etc.

Por último, en caso de accidente debemos mantener la calma, tener a mano el teléfono de emergencias e intentar mientras llegan los profesionales, las maniobras de reanimación.

Si tenemos este tipo de precauciones, seguro que tanto los peques, como los papás, disfrutaremos de un divertido día en la piscina o en la playa.

En Peques y Más | Seguridad en el agua, Empieza la temporada de piscinas Imagen | Michael Coghlan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos