Compartir
Publicidad
Publicidad

Pintar con la placenta

Pintar con la placenta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Nunca se me había ocurrido que se usara la placenta como base para una obra de arte, pero navegando por la red he encontrado numerosas páginas que muestran pinturas hechas con la placenta. La idea es sorprendente, pero realmente los resultados pueden ser preciosos y servirnos como recordatorio de su simbolismo nutricio.

Obviamente esto sólo se puede hacer en partos en los que se permita a la mujer conservar esta parte de su propio cuerpo que sirvió de alimento para su hijo durante nueve meses.

Muchas culturas dan un significado especial a la placenta y hoy en día sigue siendo enterrada o hasta ingerida una pequeña parte de ella. Lo de usarla para hacer una obra de arte que nos la recuerde siempre es la primera vez que lo escuchaba. Pero ¿cómo se pinta con la placenta?

La placenta debe congelarse después del parto para que no huela. Cuando se decide hacer el cuadro hay que descongelarla despacio. Hay que ponerla en un cuenco para no manchar nada con el agua que pueda soltar.

Se necesita una hoja grande de papel de buena calidad o de cartón para carteles. La placenta se coloca dejando la pieza de la placenta hacia arriba y el cordón hacia abajo, dejando el lado de las venas, por el que se unía al cuerpo de la madre, sobre el papel.

Hay que dejarla apretada para que se imprima su forma y se puede colorear. La forma que deja es parecida a un árbol. Una vez seca la imprimación hay que ponerle una lámina plástica encima para evitar que se pudra por contacto con el aire. Así se puede mantener para siempre.

Bueno, si alguno os decidís a pintar con la placenta, ya nos contaréis si ha quedado bonita.

Via | How to make a placenta print En Bebés y más | Placentofagia, ¿una beneficiosa práctica?, Planeta Placenta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos