Compartir
Publicidad

Piercings: riesgos que conlleva su puesta

Piercings: riesgos que conlleva su puesta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Actualmente todos los que tengáis hijos en edad adolescente, ya sabréis de que os hablamos y es que ponerse piercings, es algo que lleva de moda entre los jóvenes desde hace tiempo.

Se acaba de publicar un estudio en American Journal of Clinical Dermatology que nos revela que en el 20% de los casos en los que se pone un piercing, se producen complicaciones como infecciones y sangrados locales, que pueden tener consecuencias más graves, dependiendo de la zona del cuerpo dónde se coloca.

Anne Laumann, profesora de dermatología en la Universidad Northwestern de Chicago, quiere dejar claro que las personas que se ponen un piercing deberían ser informados de las consecuencias que ello puede tener sobre su salud, con el objeto de prevenirlas.

La profesora Laumann y su equipo han elaborado una revisión de investigaciones en la que, corroboran cuáles son las complicaciones más usuales como las infecciones y los sangrados locales y observan otras más inusuales, pero que conllevan mayor peligro, como por ejemplo: casos de hepatitis, endocarditis, infecciones cerebrales, dermatitis de contacto, hemorragias, formación de queloides (mala cicatrización) y daños en los nervios.

Estas graves consecuencias pueden surgir o no, dependiendo de los materiales que se usen, de la experiencia de quien los pone, de la higiene del procedimiento, de los cuidados posteriores y, sin duda, de las zonas del cuerpo.

El Jefe de Dermatología del Hospital Universitario de la Coruña, Eduardo Fonseca Capdevila, señala que los piercings que más complicaciones pueden crear, son los que se ponen en la lengua, los labios y los genitales.

Considerando dichas consecuencias, la profesora Laumann y su equipo hacen un llamamiento a la prevención y la información, advirtiendo a los interesados, que deben escoger personas cualificadas para poner piercings, quienes además de tomar las medidas de higiene adecuadas, se encargarán previamente de advertir sobre los posibles riesgos generales y particulares de cada zona.

Cuando nuestro hijo, nos insiste en que quiere ponerse un piercing, deberíamos llevarle a un dermatólogo para que le informe de todos los perjuicios sobre su salud, que le puede traer colocarse uno, para que se lo piense dos veces.

Más información | American Journal of Clinical Dermatology Imagen | Andres Rodriguez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos