Publicidad

Papá, ¿qué es un walkman?

Papá, ¿qué es un walkman?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Nuestros hijos, salvo alguna excepción, ya no conocen ni saben lo que es un walkman. Se trata de una tecnología, muy asociada a los niños de la EGB en España, con la que podíamos llevarnos la música a cualquier parte, escuchar canciones de forma íntima y aislada de nuestros padres, nos podíamos hacer nuestras propias listas de reproducción, era muy fácil de utilizar y además cuando no nos gustaba una canción le dábamos para adelante para pasarla y obviarla. Era un aparato ideal para llevárselo a la playa, a la piscina, para pasear por la ciudad, para utilizarlo en el coche y a los que les gustaba correr se lo llevaban puesto enganchado en la ropa con una pinza.

En el vídeo de más abajo, sin embargo, para los niños de menos de 10 años, salvo alguno que puede tener más, el walkman, que no reconocen, es absolutamente inútil comparado con un iPhone. Y es que, aunque los niños pueden hacer lo mismo que hacíamos nosotros a su edad parece que perciben como de mayor utilidad la facilidad de uso de los dispositivos actuales, la capacidad para reproducir muchas más canciones que las 30 que pueden caber en un musicassette, el peso, los auriculares (ahora no son imprescindibles porque un iPhone o un iPad suenan estupendamente), la organización y el acceso a las canciones y sobre todo que se pueden conectar a Internet para acceder a contenido multimedia.

En el vídeo se puede ver cómo los niños, que han nacido después del año 2001 que es cuando se inventa el primer iPod de Apple, no entienden el funcionamiento de un walkman, tampoco les gusta el tacto que tiene, no entienden las teclas, probablemente les sorprenda que no tenga una pantalla y les angustia el número de canciones que contiene. Además el musicassette les parece un contenedor muy limitado y creo que son incapaces de asociar con ningún soporte actual.

Creo que lo más divertido del vídeo es cómo los niños responden a la evolución de la tecnología y se sorprenden de cómo vivían sus padres, de la misma forma que nosotros nos sorprendíamos de que nuestros padres vivieran lo que pasaba en el mundo a través de una radio mucho antes de que llegara la televisión. El reto de los niños nacidos en el siglo XXI es concebir nuevos dispositivos que aprovechen la evolución de la tecnología y que nos hagan la vida más fácil. Quizá los "dispositivos que se llevan" (wereables) sea el nuevo paso en la evolución con las Google Glass como el aparato más destacado.

Y por supuesto, viendo la evolución de los dispositivos se entiende que el consumo de los contenidos, especialmente de la música, haya cambiado tanto. Si antes era fundamental disponer de un soporte en el que se encontraban las canciones, todo eso ha saltado por los aires con los contenidos digitales que se pueden compartir e intercambiar fácilmente entre dispositivos o que están accesibles en Internet en forma de vídeo o audio para ser reproducidos cuando se quiera y desde donde se quiera.

Vía | Mario López de Ávila Más información | Digital Trends Imagen | Dale Basler

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir